Analistas coinciden en que la economía local se estancará por efectos del virus

Sector de servicios sería el más afectado de manera inmediata

Iván Rojas Vega

El año pasado Paraguay tuvo un año económico bastante difícil que terminó en una completa desaceleración del Producto Interno Bruto (PIB) y para este año las proyecciones son positivas por la cosecha récord de soja que se espera, a pesar de la caída en los precios de los commodities. Sin embargo, la reciente medida del Gobierno de suspender actividades de gran concurrencia por 15 días sería una alerta importante para el análisis. 

El economista Víctor Raúl Benítez consideró que esta situación impactaría directamente en el desarrollo económico del país para este año, ya que de por sí los datos macroeconómicos del primer bimestre venían flojos y con este cese temporal de muchas actividades comerciales, habría un gran estancamiento en muchos sectores que difícilmente puedan recuperar lo perdido en los siguientes meses. 

El sector terciario, es decir el de servicios, que representa un 48% del producto interno bruto en la oferta, fue el único de los tres que no paró de crecer el año pasado siendo el gran sostén de la economía local ante las dificultades que tuvo el sector primario y el poco desempeño de los industriales. Benítez refirió que este segmento sería el primero en sentir los efectos de la suspensión ya que implican en muchos casos el acercamiento entre personas. 

“Del total de los servicios, casi la mitad implica por lo general un acercamiento entre personas y ser verá afectado por esta medida que tomó el gobierno ya que mucha gente optará por quedarse en su hogar. La economía naranja (de creatividad) trabajará a distancia y con esto se dejarán de usar otro tipo de servicios, especialmente los de movilidad y refrigerios. También se verán afectados los servicios de entretenimiento”, dijo el economista. 

Con toda esta situación, muy difícilmente Paraguay podría llegar al 4% de crecimiento que se esperaba para el año, según la opinión del analista. Indicó que no solamente el sector de servicios se vería perjudicado con todo esto, sino que también el industrial por la ausencia masiva de empleados que generaría el temor al contagio, como los casos confirmados si la enfermedad se llegara a propagar de manera masiva. 

Por su parte, Juan Carlos Martín, referente del sector bancario y gerente de Atlas, consideró que esta medida, si bien afectaría al comercio y a los servicios, surtirá efectos también en el PIB, no obsante, todavía es muy temprano para cuantificar las consecuencias. Agregó además que un periodo de quince días es muy corto para generar estragos demasiado grandes. 

“La verdad que esto es una incógnita porque es la primera vez que sucede, no hay registros en el país de una situación similar. Yo creo que va a afectar en la colocación de préstamos, en la recuperación de las carteras. El movimiento comercial se va a reducir, hay poca gente por las calles y entiendo que habrá un efecto, pero no sé cuánto podría ser el impacto de un paro de 15 días en el PIB, pero de que tendrá efectos, lo tendrá”, dijo el banquero.  

Martín opinó que es una medida sanitaria acertada, al margen de las cuestiones económicas, ya que no se sabe con certeza cuáles serían los alcances de la enfermedad ni las formas correctas de prevención. Al ser consultado sobre el funcionamiento de los servicios del Banco Atlas, dijo que seguirán trabajando de manera normal, tomando los recaudos pertinentes en cuanto a prevención. 

El economista Hugo Royg también opinó sobre el tema diciendo que los sectores más afectados serán los vulnerables, como los pequeños comerciantes, ya que el paro se hará sentir con mayor fuerza en las cuestiones cotidianas. También agregó que a nivel macro, las importaciones desde China disminuirán, lo que podría afectar al abastecimiento de insumos para el campo.


También podría gustarte