Afirman que será necesaria una segunda Ley de Emergencia

Actual normativa sólo servirá “para sobrevivir”

El economista y ex ministro de Hacienda Manuel Ferreira opinó que la Ley de Emergencia sancionada recientemente por el Ejecutivo servirá solamente a los efectos de “sobrevivir” a la crisis económica profunda que genera la expansión del Covid-19. Por ello, consideró que una vez pasado este periodo, será necesaria la implementación de otro tipo políticas económicas para mitigar el impacto del virus. 

La opinión la dio durante una charla que brindó este viernes vía transmisión digital en la que trató el tema “Herramientas para sobrellevar la crisis y general resiliencia”. Según Ferreira, para lograr esto sería necesaria la sanción de una nueva ley que ayude a sacar a flote la economía del país, ya que esta coyuntura golpeará fuertemente a muchos sectores. 

Puso como ejemplo a aquellos clientes de bancos que han tenido un excelente historial por muchos años, pero que de todos modos quedarán devastados por la crisis, con un “nulo acceso al crédito en el sistema financiero”. Apuntó a una fuerte política de reducción del encaje legal que perdure más tiempo como herramienta fundamental para este cometido. 

“Yo pienso que hace falta una nueva Ley de Emergencia, porque en realidad estos US$ 1.600 millones son para sobrevivir”, aseveró al momento de hacer hincapié en que hacen falta políticas de solvencia, porque el cese de actividades representará un duro golpe. “Hay que inundar a los bancos de plata”, aseveró.

No obstante, comentó que las medidas que han sido llevadas adelante por el Gobierno son importantes como el hecho de que se haya recalendarizado los vencimientos de impuestos, exonerar algunos pagos de los servicios públicos y la opción de abonar el solo el 40% del alquiler y luego completar hasta en seis cuotas el saldo restante. Además de la garantía crediticia para las Mipymes que a su criterio ayudará a ciertas empresas.

Ferreira dijo que ante esta situación las empresas fueron afectadas en dos frentes, tanto en la oferta como en la demanda, ya que la política de aislamiento social ha hecho que se caiga la demanda de aquellos productos que necesitan de compradores “en vivo”. En la oferta están afectas las empresas que deben juntarse para trabajar como las industrias, comercios, construcciones, etc. 

Esta situación hizo que las empresas pierden ingresos aceleradamente y para no fundirse, ahora buscan bajar sus costos. Lo primero que tratan de reducir son los salarios, porque es uno de los lugares donde se tiene mayor flexibilidad.

 


También podría gustarte