Comercios del Este piden que se abran las fronteras

De persistir el cierre, temen que locales empiecen a abrir pese a las restricciones.

Desde la Federación de Cámaras de Comercio de Ciudad del Este (Fedecamaras), su titular Antonio Santamaría expresó que en las ciudades de frontera se encuentran solos y se sienten olvidados por las autoridades del país; y que la cuarentena inteligente por como está planificada generará consecuencias negativas en términos exponenciales.

La cuarentena inteligente es un ciclo que busca ir habilitando los comercios y sectores de la economía de forma progresiva desde mayo, pero hay que destacar que el negocio fronterizo se nutre mayormente del consumo de turistas, y para este sector, es fundamental conectarse con los países vecinos.

“El comercio de nuestras ciudades es extraterritorial porque es un negocio establecido jurídica y tributariamente registrado, pero realmente hay un intercambio de compraventa con los brasileños en un 95%, porque en Paraguay solo se genera el 5% del comercio.  Si se abre el comercio solo para nosotros y con la falta de liquidez que existe, ni alcanzaremos ese pequeño porcentaje. Hay que resaltar que normalmente en Ciudad del Este vendemos por valor de US$ 400 millones al mes”, aseveró Santamaría.

La problemática se está excediendo y las autoridades siguen sin incluir a representantes de este sector en las mesas de diálogo para la planificación de la cuarentena inteligente.  

RECOMENDACIONES

Pero no se puede sólo hablar de la problemática sin presentar soluciones, por ello,  realizó unas recomendaciones para que el gobierno deje de centralizar la situación. “Debemos trabajar juntos y no darle el poder solo a un sector como en este caso sería a los directores del área de la salud, busquemos un equilibrio entre salud, Estado, comercio, los trabajadores y los consumidores. Tenemos que dejar de centralizar lo que sucede en el país y sobre eso trabajar en un protocolo para poder abrir la frontera en base a medidas tomadas sanitarias”, explicó.

También aseveró que por como están las cosas avizora que de no hacerse nuevos protocolos para reabrir la frontera, se van a abrir los negocios aún corriendo riesgos que podrían afectar a todo el país. “Debemos construir un protocolo que sea validado por Paraguay y Brasil;  que en ambas cabeceras de los puertos se instalen personas capacitadas que verifiquen que se pongan en práctica las medidas sanitarias aprobadas”, concluyó.


También podría gustarte