Pensiones en Paraguay: con buen retorno pero muy baja cobertura

Estudio del BID analiza el sistema de jubilación regional

Según un informe denominado “Presente y Futuro de las Pensiones en América Latina y el Caribe”, elaborado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) el sistema de jubilación de Paraguay se ubica entre los tres primeros de la región en tener las tasas de reemplazo de más altas de la región, sin embargo, por la alta informalidad la cobertura promedia apenas al 24% de los actualmente ocupados.

El organismo multilateral analizó a 34 sistemas de pensiones en 27 países de América Latina y el Caribe para entender cómo están diseñados y cómo hacer frente a los retos que nacen de una región que no para de envejecer, y donde además, las mujeres están teniendo cada vez menos hijos e hijas.

A nivel global, se verificó que en Latinoamérica solo el 52,8% de la población económicamente activa tiene un empleo formal y aporta un sistema jubilatorio con lo cual, la tasa de penetración de nuestro país se ubica muy por debajo del promedio.

“La gran mayoría no cotiza regularmente en pensiones, y si lo hace, probablemente lo haga de forma irregular a través de una trayectoria de contribución truncada. En la mayoría de los sistemas de pensiones si no se cotiza los suficientes años, no se les da una pensión y no se les regresa las aportaciones realizadas; sino que a su vez ese dinero ayuda a subsidiar las pensiones de otros trabajadores”, resalta el informe.

TASA DE RETORNO

El BID señala que los países con subsidios más altos son también los que presentan tasas de retorno implícito mayores.  “El trabajador promedio en la región recibe un subsidio de 28 puntos porcentuales en su tasa de reemplazo, lo que es equivalente al 44 % del total de su pensión. Los sistemas de beneficio definido que otorgan mayores subsidios son los de México (80 %), Ecuador (70 %), Paraguay (64 %) y Honduras (59 %)”, indican.

Los países que más subsidian a sus cotizantes son México, Paraguay y Ecuador, con subsidios de más del 60 % sobre la tasa de reemplazo y con montos de US$ PPP 230 000, US$ PPP 213 000, y US$ PPP 207 000 por año, respectivamente. Los países que menos subsidian a sus cotizantes son Brasil, Barbados y Venezuela, con subsidios negativos de alrededor del 5 % de sus correspondientes tasas de reemplazo, lo que corresponde a un “impuesto” a través del sistema de pensiones de US$ PPP 16 000.

GRUPOS VULNERABLES

En la mayoría de los países de la región el trabajo informal o por cuenta propia tiene un alto nivel y estos carecen de ahorros para la vejez, por tanto, tienden a sufrir marginación económica después de los 60 a 65 años cuando el mercado laboral prácticamente los expulsa del sistema.  Uno de estos grupos altamente vulnerables son los trabajadores independientes de bajos ingresos: se estima que solo 1 de cada 10 de ellos ahorra para la vejez en toda la región.

“Los cambios en la tecnología —como la automatización y robotización, y las plataformas como Uber— harán más difícil que una persona trabaje en el mismo empleo de manera interrumpida durante toda su vida. En un futuro, los sistemas de pensiones tendrán que adecuarse a una nueva realidad donde habrán muchos más trabajadores independientes que no dependen de un ingreso fijo mensual”, advierte el estudio del BID.

ENVEJECIMIENTO

Otro factor que preocupa en la región  es que está envejeciendo a un ritmo acelerado que no tiene precedente en el mundo. En otros países —como el Reino Unido o Francia— se demoraron más de 65 años en que su población de adultos mayores pasara del 10 al 20% de la población total, mientras que en América Latina y el Caribe esto sucederá en solo 25 años.

Una de estas iniciativas para subsanar la situación es, por ejemplo, crear un mecanismo para que las personas que trabajan en empleos freelance o sobre demanda, como por ejemplo las plataformas de viajes tengan un sistema de aporte.

“La gran innovación de la seguridad social en el siglo XIX fue que nos hizo un mecanismo automático, nos lo descuentan de la nómina y nos olvidamos”, dice Carmen Pagés, jefa de la división de Mercados Laborales del BID. “Pero para los independientes eso no pasa. Lo que estamos buscando es reproducir esa innovación en el siglo XXI, en un contexto donde la economía gig y los independientes, están aumentando”, concluyeron.


También podría gustarte