Gimnasios sufren los efectos de la cuarentena

Ejercicios

Mantener el cuerpo saludable mediante actividad física es fundamental para combatir todo tipo de enfermedades, y hoy, ante el parate general los gimnasios buscan acciones alternativas que se puedan desarrollar desde su sector.

Daniela Santarelli, propietaria de Santarelli Fit Club, indicó que las actividades están absolutamente frenadas y no hay claridad respecto al futuro cercano. “En realidad no podemos hacer nada, está todo cerrado, como todas las otras cosas, comercios y profesiones. Previsiones de abrir no hay, ni siquiera el gobierno sabe”, aseguró

Lo que hicieron fue juntarse y designar representantes para poder presentarse ante entidades gubernamentales. Su trabajo lo llevan adelante con el apoyo de la Federación Paraguaya de Fisicoculturismo, reconocida por la Secretaría de Deportes. A través de ellos hicieron llegar su inquietud a autoridades buscando paliar la situación.

Santarelli indicó que la realidad es que hoy día no hay ingresos, y por ello, buscan reinventarse y ver cómo seguir adelante. Ante esta situación la entrenadora se puso en contacto con personas del rubro a nivel internacional.

“Cada país tiene una realidad distinta, algunos gobiernos tienen otro nivel de apoyo, países emergentes como el nuestro estamos desamparados. Pero en líneas generales hay países que permiten la libre circulación y actividad física al aire libre en plazas y calles respetando el distanciamiento social. Máximo dos personas, con dos metros de distancia pero se puede correr, ejercitarse al aire libre. Hablamos en líneas generales, exceptuando España e Italia obviamente”, indicó.

Por otro lado, destacó lo que se dio en China, epicentro de la pandemia, donde gradualmente volvieron a las actividades. “Reabrieron tomando las precauciones en cuanto a desinfección y distanciamiento social. Tienen una cultura diferente, vienen padeciendo este tipo de temas desde hace tiempo, están habituados a usar barbijo en lugares públicos de manera normal”, agregó.

En la empresa se reforzaron medidas, clientes, profesores y funcionarios tienen barbijos; la limpieza se realiza regularmente cada dos horas y se asegura la presencia de todos los elementos indispensables para la limpieza y el aseo.

“Si es un gimnasio con maquinarias, usan por ejemplo una cinta habilitada y la otra no, alternando y manteniendo el distanciamiento. Usan carteles de inhabilitado, lugares con mesas y sillas fueron removidos, evitando por todos los medios la aglomeración de gente. Pero volvieron a trabajar”, dijo.

DUDAS A FUTURO

En la actualidad, la propietaria del gimnasio afirmó que existen dos patas en el escenario, por un lado la palpable, “queramos o no, con miedo o no, no podemos trabajar, esa es una realidad”. Por otro lado, hablan del escenario cuando todo vuelva a lo que se pueda considerar normal.

“Una vez que se levanten las medidas de restricción se deben tomar todos los cuidados necesarios, eso va a implicar que el negocio no va a poder funcionar a toda su capacidad, se trabajará a un 50 o 60%, decayendo los ingresos”. Además está lo psicológico. “De por sí las personas van a seguir con miedo y se va a preferir siempre el entrenamiento online, que es la oferta que está en todas las plataformas y de todas las clases” agregó.

Según la propietaria nada va a ser lo mismo. “Hay un antes y después de esto, todo va a tener un cambio de bases, un cambio cultural, y ni que decir la parte económica, mucha gente va a quedar desempleada. La parte económica va a golpear igual o incluso más que la pandemia en sí. El sistema de salud venía siendo deficitario y por esto que está pasando todos los focos hoy van allí”, concluyó.


También podría gustarte