Cortes exquisitos llegan a la parrilla de los paraguayos

Santoro Carnes

Santiago Ávila Paoli buscó desde temprano un campo donde desarrollarse de manera independiente, por ello, apuntó a la gastronomía e inició con Santoro Carnes Py.

Mencionó que su padre le enseñó que el sustento de vida se lo debe generar uno mismo y tras ponerse esto como objetivo apuntó al rubro gastronómico. Siempre se mostró entusiasmado por las diferentes formas de asar, conociendo las alternativas que da el corte de la res.

Santoro nace a finales de abril, cuando el emprendedor se vio en la obligación de cerrar otro proyecto a causa de la pandemia. “Cuento con una marca llamada Tatombore instalada hace nueve años en shoppings de Gran Asunción; pero considero que con el momento que nos toca vivir no es ético ofrecer algo que no es imprescindible. Esto me llevó a inclinarme al rubro de alimentos”, dijo.  Coincidentemente, semanas antes del aislamiento recibió el registro de un establecimiento de un laboratorio equipado con otros fines, pero viendo la actualidad se inclinó al mencionado trabajo.

Santoro ofrece cuadriles, tapa y colita, además del escondido, también conocido como arañita y el corte estrella denominado Flat Iron, proveniente de la paleta alta que se distingue por la textura de la carne y puede prepararse a la plancha o la parrilla, compitiendo fuertemente con cualquier plato de fondo. “Nuestros cortes van sazonados es el plus que le damos. También contamos con cortes sin sazonar y proveemos en volumen a personas que se dedican a la gastronomía o a comercios en general y contamos con precios competitivos”, afirmó.

El emprendedor afirmó que Santorno apunta a los parrilleros aventureros que buscan nuevas experiencias en sazones y en cortes, y al público en general ya que cuentan con gran variedad de cortes. Santiago buscó implantar una marca fuerte, que se distinga del resto, inspirándose en un personaje poderoso e imponente, por ello se reflejó en el toro, y al ser conocido como Santo, lo denominó Santoro.

Para dar inicio al proyecto realizó una inversión de G. 35 millones, y agregó que encontró a un proveedor que se entusiasmó con el proyecto y lo empuja a crecer. Actualmente, en el negocio trabajan tres personas.

Santo encuentra su fortaleza directamente en los productos que ofrece, indicando a su carne como “la mejor del mundo”, con una producción sostenida, extensiva e intensa. Hoy la intención del mismo es elevar la experiencia en parrillas paraguayas, selección, sazón y textura. Mientras que el desafío es conseguir nuevos consumidores y hacerse un lugar en el mercado nacional.

A futuro buscan tener un control total sobre el producto, trabajando en la trazabilidad. Tiene un ideal personal que es saber de qué se alimentó el animal y en qué proporción. “Aunque parezca exagerado define el resultado final en el plato”, explico. Para finalizar, Avila considera que siempre es importante generar algo nuevo o mejorar lo ya establecido. “Nadie tiene la bola de cristal que te asegure el futuro, siempre depende de cuánto estás dispuesto a arriesgar”, finalizó.

Contacto: (0986)151-500  Instagram: @santorocarnespy


También podría gustarte