Paraguay es el país en que más crece la subocupación, según la OIT

Habría unos 241.387 ocupados informales según estadísticas.

Según un estudio presentado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en conjunto con la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), Paraguay es el país en donde más creció el empleo informal en el 2019, con una variación interanual cercana al 1,7%. Por su parte, países como Chile y Perú han mantenido muy bien este indicador, incluso con mitigaciones en el caso de este último. 

La situación de Argentina sería algo similar a la de Paraguay en el contexto recesivo que arrastra el vecino país desde hace ya varios años, mientras que en Brasil la subocupación solo creció en torno al 0,4% en 2019. Según datos de la Dirección General de Encuestas, Estadísticas y Censos (Dgeec), al cierre del año pasado, la cifra total de empleados informales en nuestro país ascendía a las 241.387 personas. 

FORMALIZACIÓN

En el informe de los organismos internacionales, se destaca que a excepción de algunos casos puntuales, no hubo avances en cuanto a la formalización del empleo en América Latina y el Caribe en general, y que incluso hubo cierta tendencia al alza de la cantidad de ocupados informales. Tampoco se constata una aceleración del crecimiento del empleo registrado. 

Al ser consultado sobre este tema el viceministro del Empleo, Daniel Sánchez, manifestó que la falta de información sistematizada que se generó durante varias décadas hizo siempre muy difícil la lucha contra el subempleo en nuestro país pero que sin embargo desde la cartera se encuentran trabajando sobre el asunto desde el inicio de esta administración en el gobierno. 

Dijo que existe un equipo de trabajo conformado a nivel nacional para este efecto, el cual fue formalizado a través de un decreto presidencial y que el objetivo propuesto es la reducción del 5% anual en el trabajo informal para llegar a un total del 20% a la finalización del periodo del gobierno en el año 2.023. La falta de bancarización de las empresas y las personas también representarían trabas para este efecto. 

“La estrategia lo que pretende es bajar la informalidad en un 5% por año. Hay muchas personas que no están desocupadas, tienen un empleo pero no tienen seguridad social, no están bancarizadas, entre otras cosas. Este año comenzamos con la mejor predisposición, sin embargo, una vez cuando tengamos nuevos datos en junio, vamos a replantear estos objetivos”, indicó. 

Dijo que la estrategia tiene unos 50 objetivos, entre los cuales se encuentra como un punto importante la bancarización de los empleos, ya que esto serviría para hacer un seguimiento de cómo están pagando los empleadores y hacer un control cruzado inclusive con los datos del aporte a la seguridad social. 

CAPACITACIÓN 

Aseveró que por lo general, la explicación que dan los empleadores para no bancarizar sus unidades es el del poco acceso a nivel informático que existe en las distintas regiones del país, que es distinto a la realidad de Asunción, pero se irá trabajando en franjas, comenzando por las capitales departamentales. Manifestó que todavía no hay datos como para saber si el covid-19 podría impactar significativamente sobre este indicador en específico.

También explicó que los parámetros que se utilizan para definir la subocupación son la permanencia por fuera del sistema de seguridad social y la percepción de un salario por debajo del mínimo establecido.

Cabe recordar, que durante esta pandemia y el confinamiento, el Ministerio del Trabajo recibió unos 100.000 pedidos de suspensión laboral, que si bien no son despidos, son puestos de trabajo en riesgo ante la incertidumbre generada por el virus. Además, estarían regresando al país unos 8.000 compatriotas que buscarán un empleo y queda por verse cómo reacciona el sistema para albergar toda esta oferta de trabajo. 


También podría gustarte