Llegar a puerto

Por Samuel Acosta
PERIODISTA
@acostasamu

Los números del mes de mayo son esa pequeña luz al final del túnel que muchas empresas estaban esperando. Datos de un informe de la procesadora de tarjetas Bancard señalan que hubo un repunte en el ritmo de transacciones de compras con tarjetas de débito y, de igual modo, las cifras de recaudación tanto de Tributación como de Aduanas mostraron resultados menos negativos que en los meses de marzo y abril.

La crisis del virus obviamente golpea a la mayoría de las actividades económicas, pero es alentador que tras superar las dos primeras fases de flexibilización el mover económico comenzó a recobrar fuerza.  Todo el esfuerzo social durante los últimos meses debe ser bien aprovechado, y esto depende en no aflojar con las medidas sanitarias ni el control de su estricto cumplimiento.

Los niveles de contagio del coronavirus, principalmente, de los denominados “sin nexo” generan temor. También preocupa cierta relajación de una parte de la sociedad que puede echar por tierra todo el esfuerzo que se hizo. Pues los efectos económicos negativos que está arrojando esta pandemia en términos de pérdidas de empleos, quiebres de empresas, suspensión de inversiones son demasiado graves como para arriesgarnos a sufrir consecuencias aún peores.

No se puede echar toda la culpa a las autoridades de Gobierno. En este barco el éxito de salir lo menos golpeados de la tormenta dependerá de lo que cada uno individualmente podamos aportar.  Llegar al final de este año a puerto y con todos los miembros de la tripulación va depender de cuán respetuosos seamos de las medidas de prevención que nos han indicado.

Es verdad que el nuevo “modo Covid” de vivir no es agradable, pero, sin dudas, es el esfuerzo que debemos hacer si queremos que nuestro país sea en la región –como pronostican los organismos internacionales- el menos golpeado y que más rápido se recuperará de esta crisis.


También podría gustarte