¿Qué dicen analistas de la economía Argentina?

El Cronista, Argentina

Analistas opinan sobre la economía de Argentina luego de que el Gobierno extendiese hasta el 24 de julio el plazo límite para llegar a un acuerdo con acreedores en las negociaciones por la reestructuración de la deuda soberana de cerca de US$ 65.000 millones.

La prórroga, que es la quinta que realiza el Gobierno para lograr un entendimiento con acreedores internacionales, se da en momentos en que Argentina transita una dura recesión con alta inflación en medio de una cuarentena por el coronavirus que frena la economía.

“El problema es que esta extensión y una negociación que parece a punto de cerrarse, pero no lo hace, generan un estrés demasiado alto como norma de la economía argentina, de modo tal que desalientan cualquier proyecto o inversión de mediano plazo”, dijo la consultora Ecolatina.

Añadió que “si bien es cierto que la pandemia trastocó los planes de todas las economías del mundo, la falta de indicios sobre el accionar del gobierno tras la cuarentena y la reestructuración de la deuda disparó la incertidumbre que ya arrastraba nuestra economía, llevándola a niveles extremos. Salir del default y levantar la cuarentena son condiciones necesarias para comenzar a poner nuevamente de pie a la economía argentina, de lo contrario la crisis seguirá profundizándose”.

En tanto, Luciano Cohan de la consultora SEIDO señaló que “el panorama es muy triste y muy preocupante, no solo por lo que estamos viendo ahora, los números de la economía y de la actividad son dramáticos. Lo peor fue en abril. Desde abril hemos recuperado un poquito, pero siguen siendo números muy malos y lo más preocupante es que de la impresión de que estamos con un combo de situaciones que dan la perspectivas de que el programa hacia adelante no va a seguir bien”.

“El primer tema a seguir en la semana es el pago del TJ20 (Bono del Tesoro en pesos a tasa de política monetaria con vencimiento 2020) el lunes”, estimó Roberto Geretto, economista del banco CMF.

Agregó que “dada la licitación del jueves 18 donde el Tesoro adjudicó 135.000 millones de pesos, se espera que no haya inconvenientes para afrontar el pago del mismo, evitando una mayor expansión monetaria que agregue presión a la brecha cambiaria o inflación, así como evitar un reperfilamiento que dañe la confianza en los instrumentos en pesos”.


También podría gustarte