¡Solo renuncian los que pueden!

Rodrigo Arturi G.
Director Ejecutivo
Initiative Escuela de Negocios

En un mundo tan competitivo como el actual, sumado al factor crítico de la pandemia, en el cual el talento es vital para que las empresas se desarrollen, crezcan y que sean resilientes, el esfuerzo por ser una marca empleadora fuerte se debe transformar en uno de los principales desafíos para la alta gerencia.

Líderes carismáticos, capaces de inspirar y conducir a los equipos al éxito, y motivarlos en tiempos difíciles, son cada vez más escasos y a la vez más necesarios para la organización. La pregunta es, ¿qué está haciendo la empresa para seguir contando con los mejores y qué está haciendo para conocer el talento disponible para tomar saludables decisiones de retención de personal?

Pero para mantener los talentos estratégicos, no hay talento a desarrollar si no hay buenos líderes. Es necesario retomar contactos, volver a conversar los círculos más cercanos, sin explorar todas las opciones del mercado, sin cuantificar los costos ocultos que tiene un proceso de retención de personal de manera interna y sin medir el impacto de una mala contratación. Que es lo recomendable, identificar los recursos humanos que estén alineados con la estrategia de la empresa en estilo de personalidad y actitud, intereses y motivaciones, competencias y finalmente experiencia.

¿Qué pasa con la retención? Muchas veces las decisiones a destiempo generan grandes problemas. La empresa debe retener a las personas que le permitirán en el largo plazo desarrollar a la empresa, en base al potencial y desempeño. Con el mapa de talentos se puede determinar quiénes cuentan con un alto potencial, es decir, quienes se destacan por su desempeño, o por el contrario quienes no están conectados con la empresa y están con muy bajo desempeño.

Una vez que la empresa conozca el mapa de sus talentos, podrá tomar las decisiones que cada perfil requieres y así generar la retención de los talentos que son los realmente necesarios para la empresa.

Dentro de la misma organización, si se identifican los talentos naturales de los líderes, y se cuenta con un plan de retención de los talentos necesarios, más allá de cualquier vicisitud, económica, social o cultural, la empresa podrá dedicarse a su principal negocio, que es desarrollar a sus equipos para evolucionar su futuro.


También podría gustarte