Transformación digital en las empresas

Francisco Gómez
Director Ejecutivo de Fortaleza

Cómo la pandemia impulsó la digitalización de procesos

Una de las mejores frases que leí en estos tiempos fue que las crisis nos muestran que aquellas transformaciones que necesitamos y que sabemos que tenemos que hacer no pueden esperar. Muchos dicen que el coronavirus ha generado una aceleración de procesos en las empresas. Pero creo que, más bien, nos estamos poniendo al día con algunos cambios que teníamos que haber realizado antes, para poder reaccionar ante cualquier eventualidad con mucha mayor rapidez.

A raíz del confinamiento, muchos modelos de negocio han tenido que flexibilizarse y encontrar nuevas soluciones para poder continuar. Eso requirió de la creatividad de las personas que están al frente de cada organización y poner el foco en sus procesos de transformación digital.

La transformación digital puede darse gracias a la densidad digital, que es la cantidad de dispositivos que tenemos conectados en la humanidad, en la sociedad y en nuestras empresas. Si todo el mundo tiene un celular en la mano, nosotros debemos poder ofrecer, a nuestros clientes y potenciales clientes, la posibilidad de contactarse con nosotros, y de adquirir nuestros productos o servicios por esa vía.

Entre las grandes ventajas de subirnos a las nuevas tecnologías están los datos que podemos obtener. Los datos son uno de los activos más valiosos de este siglo y de los años por venir. Ellos pueden convertirse en información relevante para tomar decisiones y que nos permita anticiparnos, inclusive, a la demanda de nuestros consumidores. También ganamos en cuestiones como optimización de procesos, ahorro de costos y conectividad con el cliente.

Estamos más que preparados para estos cambios, por la misma densidad digital que se ha generado en los últimos años. Tenemos fácil acceso a dispositivos y ha bajado el costo de estar conectados a internet, lo que trae como resultado que todos estemos habituados a movernos de forma online.

Este camino debe ser liderado por el directorio. Es un error conceptual pensar que la va a dirigir el equipo de tecnología de una empresa, cuando en realidad tiene que ser una visión compartida por los dueños, los directores y los principales ejecutivos. Ninguno de estos actores puede estar ajenos a lo que hay que hacer y a cómo eso va transformar el negocio.

Primeramente, hay que partir de la identificación de problemas, para luego encontrar las herramientas tecnológicas que puedan resolverlos. Por ejemplo, tengo un proceso que es largo y busco una solución que lo automatice o lo agilice. Debemos evitar ir de adelante para atrás; es decir, tener, en principio, una herramienta digital y ver de qué manera aplicarla a nuestro negocio. Es necesario entender primero qué problemas tenemos en el negocio, y luego establecer cuáles de estos pueden ser resueltos por la tecnología y cómo.

Una modalidad que también se dio a partir del confinamiento y que se enmarca dentro de la transformación digital es el teletrabajo; que tiene sus pros y contras. Debemos tener presente que hay personas que pueden desempeñar sus funciones de forma remota y otras que no. En Fortaleza, hicimos un relevamiento de las condiciones que tenían nuestros colaboradores para poder hacerlo y detectamos muchísimos factores que intervienen; como la conectividad a internet, las condiciones físicas del hogar y las interrupciones que se pueden dar dentro de la casa. La mayoría de nuestros colaboradores podían teletrabajar, pero después, con el transcurrir de los días de la pandemia, muchos de ellos necesitaban volver a la rutina, estar en la oficina para poder concentrarse mejor y el contacto humano, que definitivamente facilita el trabajo en equipo.

Esta pandemia presenta muchísimos desafíos para las empresas y uno de los principales es la transformación digital. Más que nunca, hace falta adaptarnos a las circunstancias y actualizarnos en materia de tecnología. Creo que en toda crisis hay una oportunidad y las transiciones que se están generando dentro de las empresas en este contexto tan difícil, van a hacer que estas se vuelvan más ágiles, más resilientes y mejor preparadas para el cambio.

 


También podría gustarte