¿Cómo enfocarse y ser productivo al mismo tiempo?

Estrategias para organizar la lista de prioridades

David Chamorro
@_davidchamorro

Muchos emprendedores sueñan con convertirse en su “propio jefe” sin saber realmente el camino que les depara, más allá de las cuentas y la administración de la empresa, el tiempo y la organización juegan un 50% en el papel del empresario exitoso. De trabajar 8 a 10 horas diarias, el emprendedor o dueño de una Mipyme, pasa a dedicarle sus 24 horas, y quizás hasta sus días libres.

Por eso, Victor Cheng, exconsultor de gestión de McKinsey & Company, consultor de planificación estratégica, orador público y autor de varios libros de negocios, dice que “tu nuevo jefe te hace trabajar todo el día y pronto descubres que eres aún peor que tu jefe pasado”, refiriéndose a la absorción que genera la empresa propia.

ENFOQUE
Pero y ¿cómo consiguen los emprendedores tener un mejor balance de vida-trabajo y aun así alcanzar sus metas? Se plantea Cheng, en una sola palabra: enfocándose. “Steve Jobs decía que el enfoque no es decidir qué hacer, sino qué no hacer”, cita el experto, y suma la idea de que muchas veces el emprendedor sabe el “qué”, pero no el “cómo” debe hacerlo.

“Las personas suelen concordar en que estrechar o afinar el propio enfoque puede ser muy útil, pero pocos saben hacerlo. Esto se debe a que muchas veces no están claros sobre cómo enfocarse en un nivel práctico”, detalla Cheng, acotando la utilidad de las propias prácticas de Jobs a su día tras día. A continuación, se comparten ciertos métodos de Cheng, sumamente sencillos y aplicables a la cotidianeidad del emprendedor.

SEIS PASOS
Monetizar la lista de pendientes: determina el valor financiero que abarca completar cada tarea de tu lista; es decir, ponerle a cada pendiente un valor en guaraníes o dólares, dependiendo la divisa de preferencia. Por ejemplo, si conversar con un cliente “X” puede simbolizar un negocio o transacción por G. 1 millón o G. 100 millones, deberías escribir: “Llamar a ‘X’ (G. 1 millón)”. Esto estimulará importantemente tu proceder.

Organizar listado en orden descendente: ligado directamente con lo mencionado antes, Cheng recomienda ordenar, a partir de la elaboración del primer paso, la lista de tareas o pendientes de acuerdo a su valor, de mayor a menor, determinando así fácilmente el nivel de prioridades pero sin dejar de lado las de menos reditúo.

Dividir el listado: simplemente se trata de dibujar o trazar una línea en la mitad de tu listado, a modo de separar las tareas más importantes o las de mayor peso de las menos urgentes o que podrían ser postergables.

Cuatro días para el 50%: enfócate enteramente en el primer tema y termínalo por completo antes de pasar al siguiente. Si descubres que no puedes terminar con él hasta que alguien más haga su parte, entonces continúa con el siguiente pendiente en tu listado, en esa primera mitad de los más importantes.

Un día para el restante 50%: al forzarte a trabajar en las tareas menos importantes un solo día, quizá no consigas terminarlas y algunas de ellas permanezcan ahí por semanas. Esto es algo normal, va a suceder según afirma Cheng, pero te permitirá enfocarte en lo realmente importante.

Reevalúa tu listado: por último y no menos importante, elimina las tareas que se hicieron obsoletas. Si conservas los pendientes que no tienen un objetivo definido por semanas, entonces descubrirás lo poco importantes que son. “Debes dedicar la mayoría de tu tiempo y energía en trabajar en las actividades que causan más impacto. Cuando haces estos pasos continuamente por un tiempo prolongado, notarás que tus ventas aumentan sustancialmente”, finaliza Cheng.


También podría gustarte