Ofensivo para la Nación

“La SENAC continuó velando por la aplicación de políticas de transparencia de gestión y lucha contra la corrupción…”. Esto dice, en su página 36, el informe del presidente Mario Abdo Benítez “al Congreso y a la Nación” bajo el subtítulo “Institucionalidad democrática”.

Resulta ofensivo para la Nación –no sabemos si también para el Congreso- que quien fue electo para la más alta magistratura de la República se burle de semejante manera del pueblo que lo votó.

La técnica de envolver lo esencial en un tsunami de cifras no la inventó Marito sino Alfredo Stroessner, que año tras año aburría al país con una soporífera lectura de “logros materiales” mientras se desentendía brutalmente de los efectos letales de la trilogía Stroessner-ANR-FFAA politizadas con su criminal “precio de la paz”.

Hoy las cosas son diferentes pero no mucho mejores. Marito es producto de las libertades vigentes desde 1989, pero ha sido incapaz de encabezar las dos cruzadas más importantes que podrían consagrar su presidencia: el combate a fondo y sin cuartel contra la corrupción, y la reforma real del Estado.

Eso no se obtiene con lavados informes de gestión fabricados por su oficina de prensa. Se lidera con fuerza y coraje desmontando sin contemplaciones las sentinas de negociados públicos capturados por un puñado de sinvergüenzas. Y encarando a fondo un nuevo modelo de Estado agil, eficiente, blindado contra el saqueo y al servicio real de la ciudadanía.

Mientras Marito no encare esta etapa, puede ahorrarse verbalizar sus “informes de gestión”. Puede mandarlos por escrito al Congreso o que algún amanuense los lea en su lugar, para aburrimiento general.

Si toda su institucionalidad democrática se reduce a “chulinear” a la SENAC, estamos en problemas mucho más allá de lo que imaginamos.


También podría gustarte