OIT pronostica que la pandemia dejará a 41 millones de desempleados

Informalidad en la región dificulta capacidad de reacción

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) presentó este miércoles un informe actualizado sobre el panorama laboral en tiempos del Covid-19 con datos actualizados y expectativas de lo que será la post pandemia. Durante la presentación del documento, Vinicius Pinheiro, director regional para Latinoamérica de la organización, indicó que el virus dejaría como secuela la histórica cifra de 41 millones de desempleados en la región. 

Refirió que, aunque los países de Latinoamérica tuvieron cierto margen de tiempo para actuar, la capacidad de respuesta económica es inferior por el gran alto nivel de informalidad, y por más que las políticas de aislamiento en el ámbito laboral fueron rígidas en muchos casos, es imposible ejercer un control sobre sectores que no están regulados.

“Esta es una crisis sin precedentes, podríamos llegar a un récord histórico de desempleados en la región de 41 millones de desempleados en América Latina, algo que nunca se ha visto. Esta es la cifra más alta desocupación en la historia, la crisis tiene la particularidad de ser muy veloz y todo cambia cada semana y el contagio de la enfermedad es muy veloz, lo que genera un choque tanto en la oferta como en la demanda”, indicó. 

Agregó que el espacio en la política fiscal como monetaria también fue un impedimento en muchos casos ya que los países llegaron sin mucho espacio para la maniobra en estos aspectos. Vale recordar, en este punto, ya en el 2019 el Gobierno tuvo la necesidad de sobrepasar el límite del déficit que establece la ley de responsabilidad fiscal y este año lo volverá a hacer para intentar paliar los efectos de la pandemia. 

EXCUSA PARA PRECARIZAR 

Pinheiro fue tajante al decir que no se puede utilizar la coyuntura como excusa para precarizar el trabajo de las personas en la región y que han hecho llegar esta postura a los países, de manera a que no “flexibilicen” sus legislaciones regulatorias del trabajo bajo el pretexto de mantener los puestos ya que eso sería un retroceso muy grande para Latinoamérica. 

“De ninguna manera se puede usar la pandemia como excusa para bajar los niveles de derechos laborales y empeorar las condiciones, en eso hemos insistido mucho para los países que han tomado ese tipo de medidas. Debe haber un punto para equilibrar la contención de la pandemia”, refirió. 

DESAFÍOS 

Por otra parte, puntualizó que la experiencia deja algunos desafíos que deben ser atendidos por los Gobiernos, como la generación de sistemas eficaces para seguros de desempleo y también de seguridad social que puedan generar información útil para enfrentar este tipo de situaciones ya que si todos los países hubiesen tenido listas de personas con enfermedades de base, el confinamiento se hubiera podido direccionar mucho mejor. 

“Es importante plantear estrategias de largo plazo y debemos pensar en qué es lo que falta y algunas cosas son muy claras. Nos faltan sistemas efectivos de seguros de desempleo para que la gente pueda seguir consumiendo y también se necesitan sistemas efectivos de seguridad social ya que en muchos casos ni siquiera hay información certera sobre quiénes son las personas vulnerables”, puntualizó. 


También podría gustarte