Trepada del dólar impactará al consumidor local

Valor de cambio llegó a G. 6.850 en el mercado minorista

La pandemia no sólo paralizó la gran mayoría de las actividades económicas, sino que presionó también a nivel global el precio del dólar americano. Desde el inicio de la crisis del virus la depreciación del guaraní ya acumula un 10% frente al dólar y trae como efecto un incremento en los productos importados. Además,esta tendencia alcista tendrá una incidencia directa en la campaña agrícola 2020-2021. Representantes y gremios insisten en que hay que combatir con más ímpetu el contrabando. 

“La volatilidad del dólar siempre preocupa, para los importadores esto trae consigo  mayores costos y nuestro trabajo ahora es buscar que estos no sean muy altos, para no repercutir directamente sobre el consumidor final. Es por eso que buscamos que el BCP pueda proteger y cuidar más el mercado paraguayo. También entendemos la situación de Brasil y Argentina, que no pueden controlar sus monedas, lo cual hace que Paraguay siga ese ritmo”, indicó el presidente del Centro de Importadores del Paraguay (CIP), Neri Giménez. 

El dólar minorista alcanzó ayer un precio de  G. 6.850 por unidad a la venta en el mercado minorista, mientras que el precio de referencia, publicado por el Banco Central del Paraguay (BCP), se ubica en G. 6.917 a la venta. La cotización en el mercado local trepó a su nivel histórico de casi 20 años.

“El incremento desde el inicio de la pandemia hasta ahora es del 10% y no sabemos cómo seguirá. En algunos productos  ya se  tienen un incrementos, lo cual impactará  directamente al consumidor final. En el caso de las importadoras, bajaron las facturaciones y subieron la morosidad antes este escenario”, remarcó el presidente del CIP. 

Neri Giménez, presidente del gremio de importadores pidió combatir con mayor intensidad al contrabando y la utilización de más enotecnias en los puestos de controles aduaneros. También remarcó que el Poder Ejecutivo debe vetar la “Ley de Preferencia” que pretende dar prioridad  a los productos nacionales en las licitaciones públicas, que pasaría a ser del 40%. 

Por su parte, el economista Rubén Ramírez Lezcano explicó que el país está frente a un escenario con disminución en las  exportaciones,  y por ende, mermó el ingreso de la divisa extranjera y presionó a la devalución de la moneda local. Así también agregó que los niveles de desembolsos  del préstamo de los US$ 1.600 millones, que contrajo el Estado no hayan sido ejecutados en niveles  esperados, pudo repercutir. 

“En la medida que las exportaciones no mejoren, hay una presión en el tipo de cambio, también con la oferta y la demanda hay un impacto muy grande por el tema del  contrabando, donde existe un flujo muy importante, procedentes de los vecinos”, expresó el economista. 

Consideró que será de vital importancia, en primer lugar, asegurar la estabilidad macroeconómica y la previsibilidad en una crisis de consumo, y que el ente regulador intervenga para que estas oscilaciones no sean muy brutas.  

También remarcó que esto puede incidir  en la campaña agrícola del 2020-2021, por gran cantidad de productos importados desde fertilizantes hasta maquinarias. 

PREVISIBILIDAD
Para el empresario Marco Riquelme, la estabilidad es algo que siempre nos caracterizó como país, y no necesariamente con un dólar bajo. “Si tenemos previsibilidad con un dólar a G. 7.000 de ahora en adelante es lo mejor que le puede pasar al país. Lo que nos afecta a todos es un dólar volátil, no saber donde va a estar en unos meses, esto hace que los precios también suban, pero un dólar alto y estable como país nos hace más competitivos, teniendo en cuenta la inestabilidad de nuestros vecinos, acotó Riquelme. 


También podría gustarte