Esquema piramidal está a punto de caer

Santiago Zavattiero – [email protected]

Miles de comentarios inundaron las redes sociales y principalmente en las fan pages de “D9 Club de Emprendedores”, la mayoría son básicamente igual: ¿Cuando se va a cobrar?
Según la empresa, estarían realizando una “reconversión”, aunque muchos apuntan a que se habría derrumbado el esquema.
Pero hagamos un breve repaso, “D9” es una empresa que nació hace poco más de 1 año en Brasil, propiedad de Danilo Santana.
La compañía funciona de la siguiente manera, vos hacés un ingreso monetario de US$ 2.200 aproximadamente y ya te nombran un “emprendedor”.
Santana ofrece rentabilidades fijas de hasta el 360% anual, diciendo que tiene un equipo de especialistas en apuestas deportivas.
Para dejar en claro, el sistema financiero ofrece una rentabilidad del 12% anual aproximadamente por tu dinero, en la Bolsa de Valores se puede llegar hasta 17%, pero en D9 aseguraban que a través de la timba ellos podían conseguir 360% anual, con pagos semanales.
Este ‘club de emprendedores’ te permitía la opción de aumentar tus ganancias haciendo que otras personas ingresen también al esquema, en este punto ya hablamos de más de 700% de rentabilidad anual.
Los analistas habían aclarado que en el mundo de los negocios no existen los intereses fantásticos como 360% anual sin tener que hacer nada.
NADIE HIZO NADA
La Comisión Nacional de Valores hace un mes sacó un comunicado alertando a las personas de que se podría tratar de un esquema piramidal, pero asegurando de que era una captación en negro, ya que no estaban constituidos en el país, no realizaban pagos de impuestos y demás cuestiones, que D9 nunca pudo responder a cabalidad.
A pesar de los masivos eventos que realizaban, como juntar más de 2.000 personas en la Conmebol, ni la CNV, ni la Seprelad, ni la Fiscalia hizo algo tangible para detener lo que estaba sucediendo.
Desde hace un mes la empresa habría dejado de hacer los pagos semanales a los más de 30.000 paraguayos que habrían entrado en el último año, dejando ya un tendal de heridos financieramente y moralmente.
A pesar de esta lamentable situación, hay personas que siguen haciendo promoción de la empresa, en un esfuerzo desesperado de mantener sus irreales ingresos.

También podría gustarte Más del autor