Impulsar las ventas fidelizando a los clientes por medio de beneficios

Captar a los clientes no es tarea fácil, sin em­bargo, existen diversas estrategias de ventas que ayudan a la empresa a motivar a los consu­midores a apostar por el producto o servicio, una de ellas es hacer promo­ciones, como así también los descuentos o rebajas por fechas especiales.

Algunas veces los clien­tes van de compras guia­dos por alguna necesidad básica, en este caso no es necesario hacer grandes cosas para impulsar su deseo de compra, señala el portal Negocios y Em­prendimientos.

MOTIVAR LA COMPRA

Destacan que en otros casos, los clientes de­sean adquirir algún pro­ducto pero necesitan un “empujoncito” que los motive a comprar, y es allí donde se debe estar preparado para impul­sar su deseo de compra y finalmente lograr fideli­zarlo a la empresa.

Los descuentos y pro­mociones siempre serán una muy buena estrate­gia para atraer la aten­ción de los clientes, espe­cialmente para aquellos clientes que suelen hacer comparaciones entre di­versos productos antes de tomar una decisión.

OFRECER BENEFICIOS

Miguel Lovera, gerente de Pérez Ramírez, seña­lo que si el cliente recibe algún tipo de beneficio en su compra sin duda se fideliza a la empresa. “En la mayoría de los negocios se ofrece esta alternativa a los clientes, normalmen­te suelen ser descuentos vinculados a fechas deter­minadas, outlet, descuen­tos que están vinculados a fechas determinadas, hay veces que se implanta las ventas de saldos, final­mente todos con el mismo objetivo. Yo los considero un descuento adicional o precio de ocasión”.

Asimismo, expresó que los clientes constante­mente están en busca de precios que a su parecer son de su mayor conve­niencia, motivo por el cual destacó que los Black Fri­day son un éxito contun­dente en el país, y es una de las actividades más es­peradas por los consumi­dores para captar los ma­yores beneficios posibles.

RECOMENDACIONES

Algunas recomendacio­nes cruciales que se deben tener en cuenta según “Negocios y Emprendi­mientos” es que no todos los productos incremen­tan sus ventas significa­tivamente al rebajar sus precios.

Los economistas hablan sobre la “elasticidad pre­cio de la demanda”, un concepto que busca deter­minar el impacto genera­do en las ventas cuando se hacen variaciones en el precio de un producto. Es bueno realizar una análi­sis de elasticidad precio-demanda para descubrir hasta qué punto podemos rebajar los precios sin sa­crificar la rentabilidad del negocio.

Finalmente refieren que algunos consumidores se aferran fervientemente a sus marcas de toda la vida, y temen probar produc­tos nuevos, en este caso, se aconseja ofrecerles la posibilidad de conocer el producto o servicio gra­tuitamente y sin compro­miso.

Adicionalmente, se pue­de agregar una política de garantía, que dé seguridad al comprador, de esta ma­nera se reduce la descon­fianza hacia los productos nuevos y se llega a nuevos clientes.

También podría gustarte Más del autor