La aplicación que está causando furor en las oficinas paraguayas

La nueva aplicación Sarahah ha dado de qué hablar durante todo el fin de semana, y ha superado a Facebook, WhatsApp y a cualquier otra aplicación que tengas en mente en cuanto a descargas se refiere, llegando a los 5 millones en Android y alrededor de 14 millones de usuarios en el mundo, más que nada por su método curioso que permite enviar mensajes de manera anónima.

ORIGEN
Sin embargo, muy poco se conoce acerca de esta aplicación que nació en Arabia Saudita en el 2016, por eso el nombre de “sarahah” que significa sinceridad o franqueza en árabe.
La idea originalmente fue que los empleados de distintas empresas pudieran opinar libremente sobre sus jefes, dando críticas o sugerencias sin tener que identificarse, sin embargo la app se popularizó tanto que se empezó a tergiversar su uso, de manera que las personas ya no lo usaban para el trabajo sino para dejar todo tipo de mensajes a la persona que deseen.

FUNCIONAMIENTO
Al empezar, el usuario debe registrarse con su correo electrónico para crear una nueva cuenta, dejando todos sus datos y especificando cuál será el nombre de usuario que utilizará (sólo se pueden colocar letras y números, sin caracteres como puntos o guión bajo).

CONTROVERSIA
La aplicación tiene un uso simple, al ingresar a la plataforma uno se encuentra con una premisa muy sencilla, crear su usuario y compartirlo en las distintas redes sociales para que las demás personas conozcan el Link y puedan escribirle, debido a que no hay lista de contactos en la aplicación.
El director de la empresa Jobs, Eligio Kriskovich, expresó el miedo a la aplicación y consideró que la manera correcta de construir un ambiente laboral agradable utilizando el concepto de la aplicación, es realizando la retroalimentación, donde la persona pueda expresar con detalles la crítica o el halago para el receptor, y que a su vez el receptor sepa de quién se trata, de esta manera se evitan falsos testimonios y se dan críticas que realmente son apreciadas.
“No es lo mismo que un jefe te diga que hacés bien el trabajo a que lo haga un compañero”, concluyó.

También podría gustarte Más del autor