Seguros de vida ofrece beneficios por acumulación

Por Grisell Alvarenga
galvarenga@5dias.com.py

Una de las excusas para no contratar una cobertura de vida es la pregunta ¿y si no me muero?. Los seguros de largo plazo pueden tener un valor de rescate que se reembolsa si se cancela la prima.

Normalmente la gente tiene en la cabeza dos mitos que cierran la posibilidad de contratar un seguro: En primer lugar, "¿Para qué lo contrato, si no me voy a morir pronto?", y por otra parte, "¿Y si pago y no me muero?".

VALOR DE RESCATE

Las premisas podrían sonar lógicas cuando aún eres joven, pero existe una variable que ayuda a que la inversión que se realiza en el seguro no se pierda del todo si decide cancelar la cobertura. A este factor se le conoce como valor de rescate.

Es así que, dependiendo de la compañía en donde contrate su cobertura, luego de algunos años una parte del importe que paga se destina a un fondo; esos recursos generalmente se invierten y cuando decide cancelar la póliza, se reembolsa lo que se acumuló.

Se aplica de manera general a los seguros de vida que se mantienen en el largo plazo y aunque no existe
impedimento técnico para que el concepto se extienda a otros tipos de seguros de largo plazo, como los de accidentes y enfermedades, tampoco existe una regulación que establezca que se debe destinar una fracción obligatoria del importe.

¿CUÁNTO RECIBO?

La respuesta depende de las condiciones de la cobertura y la compañía. Cuando es joven, la posibilidad de que fallezca es menor y los costos de las coberturas también son bajos, a medida que pasa el tiempo y si conserva su producto, es probable que la cuota aumente y la parte del importe se destine al valor de rescate, que probablemente se habrá incrementado también.

No debe perder de vista que este reembolso no es una forma de ahorro como tal, ya que es una figura actuarial que se deriva de que las compañías deben generar reservas matemáticas por el servicio que prestan.

Norma Goiris, del área comercial de Central de Seguros indicó que existen planes de seguros que estipulan que si la personal no fallece en un periodo determinado, por ejemplo en veinte años de pago, entonces la compañía tiene la posibilidad de que te pueda dar una parte de la inversión y otra parte dejarlo para el beneficio de la familia.

“Estas pólizas de seguros de vida tienen lo que se denomina valores garantizados a partir del segundo año de pago.

Estos valores son reservas que las compañías tienen que ir haciendo para prepararse para el tiempo en que esta persona corra el riesgo de fallecer, entonces estos valores pueden ser reinvertidos en el mercado a través de créditos, es decir, porque ya pagó 15 o 20 años entonces ya tienen un valor de pago, eso mismo se le puede volver a prestar al asegurado”, explicó Goiris.