Cosecha floja de caña dulce en Brasil es señal de déficit mundial de azucar

Desde la ventana de su casa, el productor de caña brasileño José Rodolfo Penatti puede ver las pruebas de que el mundo se encamina hacia su primer déficit de producción de azúcar en cuatro años. En los 150 acres (60 hectáreas) que su familia cultiva en el estado de São Paulo desde los años 1950, las cañas alcanzan la mitad de su altura normal de más de tres metros (9,8 pies) y son de color pardo en lugar de verde, después de que una sequía que se prolongó desde enero hasta marzo resecó la región centro-sur. “Es la peor situación que he visto en mi vida”, dijo Penatti, de 54 años, quien estima que perderá un 20 por ciento de su cosecha.

 

La cosecha más reducida en Brasil, el mayor productor y exportador, dejará la producción global de azúcar 900.000 toneladas métricas por debajo de la demanda en los 12 meses previos al 30 de setiembre y la escasez puede ser mayor el año próximo, dijo Bruno Lima, consultor sénior de gestión de riesgo en FCStone do Brasil. Copersucar SA, un operador, predice que los futuros de la caña de azúcar treparán 13 por ciento para fin de año hasta 20 centavos la libra. Una recuperación extendida podría aumentar los costos para compradores como Nestlé SA reactivando los beneficios para los refinadores después de que cuatro años de excedentes obligaron a docenas de ellos a cerrar.

 

El déficit tomó por sorpresa al mercado”, dijo en una entrevista telefónica el lunes Peter Sorrentino, que colabora en la gestión de unos US$ 3.800 millones en Huntington Asset Advisors de Cincinnati. “No hace falta que el clima varíe demasiado para tener cambios significativos en las proyecciones de la cosecha. El mercado lleva mucho tiempo abajo, los inversores y la industria también están reaccionando a la posible pérdida de capacidad”.

 

RECUPERACIÓN DEL PRECIO

El azúcar sin refinar avanzó 14 por ciento desde fines de enero hasta 17,77 centavos ayer en los ICE Futuros en Nueva York, superando el aumento de 5,1 por ciento del índice Standard Poor’s GSCI Spot de 24 mercancías. El índice MSCI mundial de títulos avanzó 6 por ciento durante ese mismo período, en tanto el índice Bloomberg Treasury Bond subió 1,4 por ciento.

 

Brasil, que el año pasado representó 28 por ciento de la producción global y 57 por ciento de las exportaciones, tuvo su verano más seco en al menos siete decenios en la región centro-sur, lo que dañó cultivos tropicales como la caña de azúcar, el café y las naranjas. Los futuros del café arábica avanzaron 66 por ciento este año, tocando un máximo en 26 meses en abril, y los futuros del jugo de naranja subieron 12 por ciento.

 

Desde diciembre hasta febrero la lluvia en São Paulo apenas alcanzó un 25 por ciento de lo normal, limitando el crecimiento de las plantas y erosionando los rindes, dijo Drew Lerner, presidente del meteorólogo World Weather Inc. con sede en Overland Park, Kansas. La producción de caña en la región centro-sur, que representa un 90 por ciento del total de Brasil, podría caer 5,2 por ciento hasta 565 millones de toneladas, según Julio María Borges, responsable de la consultora JOB Economia Planejamento con sede en São Paulo.

 

La demanda mundial alcanzará un récord de 167,6 millones de toneladas durante el año que cierra el 30 de setiembre, extendiendo dos decenios de aumento que vieron crecer un 48 por ciento el consumo, muestran datos del Departamento de Agricultura estadounidense. En la temporada 2014-2015 que se inicia el 1 de octubre, la demanda puede llegar a superar las cosechas por 3 millones de toneladas, según Copersucar con sede en São Paulo.

 

 

 

COMENTARIO, Marvin G. Perez y Mario Sergio Lima