Disciplina y proactividad hacen la diferencia en el deporte

El reconocido nadador Renato Prono, que actual­mente causa furor en las redes sociales, nos cuenta que a los 2 años de edad, impulsado por sus padres, se inicia en la natación. Prono es un apellido que en el país se relaciona directamente con la na­tación y Renato como era de esperarse debía seguir esos pasos.

MOMENTO DECISIVO

Expresó que hasta los 11 años iba obligado a las prácticas. ‘‘Mi mamá me obligaba a nadar y a esa edad cuando tu mamá te dice algo, uno quiere hacer lo contrario, yo quería ha­cer cualquier otro deporte en vez de la natación, un día ella me dijo que tenía que hacer natación hasta los 11 años y después po­día elegir el deporte que sea de mi agrado, enton­ces a la par de la natación yo estaba haciendo otros deportes, hacía fútbol, practiqué básquet, tenis, vóley, todo lo que se pue­da imaginar, pero siempre seguí nadando”.

Finamente llegó el mo­mento de decidir y fue ahí donde Renato descubre que odia la natación sim­plemente por el hecho de ser un niño que buscaba hacer la contra a su ma­dre, pero en realidad era un apasionado a este de­porte.

EL GRAN SALTO

Desde aquel entonces puso todo su empeño para llegar hasta donde hoy día se encuentra, mientras aún estaba en el colegio iba durante sus vacacio­nes de verano a Estados Unidos a formarse, 2 años antes de terminar el co­legio ya había terminado cuarto en el nacional es­tadounidense.

Señaló que al terminar el colegio quería seguir es­tudiando, como asimismo continuar con la carrera que había emprendido, y eso era algo muy difí­cil de llevar a cabo en el país, momento en que se le presentó una beca a los EEUU y la oportunidad de realizar ambas cosas, que era a lo que apuntaba.

NADADOR Y SOCIÓLOGO

Fue a los Estados Unidos con la idea de estudiar administración, pero ha­blando con sus tutores descubrió que lo suyo iba más relacionado al lado de recursos humanos y deci­de estudiar sociología.

“La sociología es enten­der el comportamiento de las personas y la sociedad, y cómo tratar de mejorar esos problemas, o el por­qué del comportamiento de las personas, mi idea al salir del país fue volver y tratar de aportar mi gra­nito de arena para mejo­rar las cosas”.

POTENCIAR LA DISCIPLINA

Desde el ámbito de la so­ciología para impulsar un crecimiento positivo en todos los ámbitos, el na­dador destacó que al para­guayo le falta mayor dis­ciplina, él personalmente refirió que pudo lograr eso gracias al deporte. “El deporte te inculca miles de valores que le hacen bien a una sociedad, para ser un deportista uno ne­cesita disciplina, necesita responsabilidad, respeto, uno tiene que hacer las cosas por sí mismo, para ser nadador a mí nadie me despierta a la hora que me tengo que despertar para ir a entrenar, tengo que ser proactivo si quiero ser el mejor”.

Puntualizó que aportar e invertir en el deporte es fundamental, ya que los niños que practican des­de temprana edad se van formando con valores y esos valores son lo que a la sociedad en conjunto le puede venir muy bien para desarrollar y colabo­rar con el crecimiento que necesita el país.

OPORTUNIDADES

Muchos consideran a la natación un deporte sofisticado que solo está dirigido a un sector, so­bre el punto, Prono re­saltó que hoy día existen más oportunidades de cuando él era chico, pero aún se puede hacer mu­chísimo más.

Mencionó que el hecho de que ahora tengamos la piscina del Banco Cen­tral que es pública, atrajo y sigue atrayendo a mu­chísima más gente, no solo a gente que quiere nadar de manera profe­sional, si no a aquellos que lo hacen por hobby, para mantenerse en for­ma, para perder peso.

Finalizó diciendo: “El deporte está crecien­do definitivamente, no está en su máximo, pero está creciendo muchísi­mo más, antes era más difícil nadar, porque te­nías que asociarte a un club, ahora con el Centro Acuático Nacional (CAN) pagas una cuota mensual y podes usar la infraestructu­ra”.

Destacado