Lanzarán versión de El Principito en guaraní

Puesta en valor de la lengua ante la sociedad

“Había una vez un prin­cipito que habitaba un planeta apenas más grande que él (llamado común­mente asteroide B-612 por nosotros, los humanos) y que tenía necesidad de un amigo”, así comienza “El Principito”, un libro escrito por el francés Antoine de Saint-Exupéry que ha ma­ravillado a todo el mundo durante más de 75 años.

El lunes 5 de agosto a las 19:00 horas en la Alianza Francesa, será presentada su traducción al guaraní por María Gloria Pereira, hablante nativa bilingüe y también al castellano para­guayo por la hablante fran­cófona Elvira Yurrita.

Desde 1992, el guaraní es la lengua oficial de Paraguay. En 2010 fue creada la Ley de Lenguas por la Secreta­ría de Políticas Lingüísticas y la Academia de la Lengua Guaraní. En este contexto, una de las líneas de apoyo al sistema educativo es la traducción de obras icóni­cas de carácter universal.

La traductora María Glo­ria Pereira comentó que “el lanzamiento del ma­terial es un paso inicial para que los lectores lo conozcan y sepan que va a estar en circulación. Fue un desafío muy grande realizar una tra­ducción a partir de otra traducción, ya que el original está escrito en francés, pero pusimos todo el esfuerzo para que sea accesible y agra­dable para todos”.

Agregó que el libro tendrá un costo de G.30 mil y el trabajo hace posible que a través de la cosmovisión del guaraní se pueda refle­jar lo universal.

“No podemos hablar de desarrollo en el país si no apostamos por lo que es nuestro, lo autóctono, parte de nuestra identidad. Este es un paso más para el res­cate de la lengua y su nor­malización”, señaló Pereira.

“El Principito” en guaraní constituye una puesta en valor de la lengua ante la sociedad, y un apoyo inva­luable para los estudiantes del sistema educativo para­guayo, investigadores e in­teresados de toda la región.

EL LIBRO Y EL AUTOR

Antoine de Saint-Exupéry plasmó en la obra parte de sus vivencias y las convir­tió en enseñanzas atempo­rales. Como aviador, tuvo la oportunidad de viajar por todo el mundo, en ocasio­nes por placer y otras obli­gado por las guerras.

A partir de esta dualidad descubrió que cada ser hu­mano, escondía bajo sus ropas e ideologías un teso­ro único en el universo: el poder del amor y el valor de lo simple de la vida.

Destacado