Mínima inversión estatal para avanzar en conectividad

Proyectan solo G. 35 mil millones para los FSU

Paraguay es uno de los países con el peor índice de pene­tración de internet en la región. Pese a que el 35% de los paraguayos no tuvo acceso a internet en los últimos tres meses, la ex­pansión de la red es una de las menores preocupacio­nes de la Comisión Nacio­nal de Telecomunicaciones (Conatel), que para este año proyecta una inversión de G. 35 mil millones para apoyar la expansión de redes en zo­nas desconectadas del país.

La brecha entre el área urbana y la rural se man­tiene amplia, dado que en Asunción la penetración alcanza a un 75% de la po­blación urbana, mientras que en las zonas rurales solo un 48% cuenta con la posibilidad de conexión.

La Conatel dispone de los Fondos de Servicio Uni­versal (FSU), cuyo fin es subsidiar proyectos en zo­nas “no rentables” del país. Estos fondos provienen de la extracción de un 15% de las tasas de explotación comercial que aportan las compañías al ente, un mon­to que representa el 1% de los ingresos brutos de cada prestadora de servicio.

Según el ingeniero Víctor Martínez, coordinador del gabinete técnico de la Co­natel, este año tienen pre­supuestado unos G. 35 mil millones para la asignación a los FSU. Precisó que hasta el momento, cuentan con unos G. 25 mil millones en caja. “Esperamos tener una disponibilidad para una ejecución de entre 25 mil y 35 mil millones”, apuntó. “El año pasado hicimos una ejecución del 100% de lo presupuestado”.

En la banda de 1700-2100 MHz orientada a conexio­nes para las zonas urbanas, las telecomunicadoras ad­judicadas se encuentran ejecutando unos 60 MHz para la extensión de la red de 4G, lo cual vino a mejorar la calidad del servicio.

En tanto, para las zonas ru­rales se realizó también la licitación de 700 MHz, de los cuales se adjudicaron 70MHz de espectro eléc­trico a las firmas que este año empezarán a explotar la línea. Esto permitirá que cientos de personas sin co­nexión en San Pedro, Con­cepción y el Chaco puedan acceder a la red 3G, un ser­vicio todavía ausente en zo­nas aisladas, según precisó el ingeniero.

En esta fase de implementa­ción, las compañías adjudica­das tras pagar una licencia de US$ 84 millones, dentro del compromiso regulatorio con la Conatel, estarán obligadas a instalar 96 telecentros, al­rededor de 12.400 paquetes subsidiados (notebooks con acceso a internet para univer­sitarios e institutos de forma­ción docente).

“El último año hubo un incre­mento muy significativo en la penetración de internet fijo, incluso bajaron los precios. Aun así debemos seguir invir­tiendo, es un tema más lento porque se tienen que tender las redes del cable de fibra óp­tica de preferencia, estamos mejorando pero hay un mar­gen por avanzar”, enfatizó.