Por un invierno sin gripe ni resfriados

Aumento en las consultas por influenza

LISANDRA AGUILAR

laguilar@5dias.com.py

Las bajas tempera­turas aumentan la incidencia de resfriados, de ahí la importancia de preparar al cuerpo para que se encuen­tre más fuerte y esa condi­ción no afecte demasiado el ritmo de vida.

Según datos oficiales de la Dirección de Vigilancia de Salud, hasta la semana nú­mero 24 (del 30 de diciem­bre de 2018 al 15 de junio de 2019), se hospitalizaron un total de 3.604 personas a causa de infecciones respi­ratorias agudas graves en los centros centinelas.

Además, con respecto a la Enfermedad Tipo Influen­za la notificación pasó de 26.472 consultas en la sema­na 23 a 27.368 en la semana 24, lo que evidencia un au­mento del 3.4% en las notifi­caciones respecto al último infome, alcanzando una tasa de 3.826 por 100.000 habitantes.

El doctor Hernán Rodríguez, director de la Dirección de Vigilancia de Enfermedades Transmisibles, explicó que “las vías respiratorias son las principales afectadas con este cambio de clima. Entre los motivos se puede mencionar el aspecto alér­gico, el asma, por ejemplo, o al sacar ropas guardadas durante mucho tiempo que contienen polvo y ácaros, se desencadenan cuadros alérgicos caracterizados por congestión nasal y estornu­dos”.

El especialista mencionó las infecciones respira­torias producidas por los virus que proliferan en estas condiciones cli­máticas. “Los virus res­piratorios se encuentran en las secreciones que la persona expulsa al to­ser, estornudar, hablar y entran al cuerpo por la boca, nariz y la conjunti­va ocular, que es la zona que rodea el ojo.

Rodríguez afirmó que la humedad incrementa las infecciones en las mucosas, y por ende se dan muchos casos de conjuntivitis.

El Instituto de Previsión So­cial insta al uso de tapabo­cas, lavarse las manos con agua y jabón, usar alcohol en gel, pañuelos desecha­bles, observar el protocolo de la tos, no asistir a luga­res públicos, ventilar los ambientes y no enviar a los niños al colegio si presentan síntomas.

Por otro lado, el doctor pre­cisó que para la prevención de la gripe o influenza es ne­cesario que las poblaciones más vulnerables reciban la vacuna antigripal, como pueden ser los niños entre 6 meses a 3 años, adultos ma­yores de 60 años y personas con enfermedades crónicas.