En China hablan de posibles represalias

Trump anunció nuevos aranceles

Bloomberg

 

Pekín ha prometido responder si Estados Unidos insiste en aplicar aranceles adicionales al resto de las importaciones chinas tras la abrupta escalada de la guerra comercial por parte de Donald Trump.

Trump anunció el jueves que impondría un arancel del 10% a importaciones chinas adicionales por US$300.000 millones, una medida que tendrá el mayor impacto sobre los consumidores estadounidenses más directamente que cualquier otra en la guerra comercial hasta el momento. Los nuevos gravámenes a las importaciones, que Trump dijo más tarde que podrían ir “mucho más allá” del 25%, se impondrán a partir del 1 de septiembre en una larga lista de productos que se espera que incluyan teléfonos inteligentes, computadoras portátiles y ropa para niños.

“Si Estados Unidos va a aplicar aranceles adicionales, China tendrá que tomar medidas de respuestas necesarias”, dijo la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Hua Chunying, en una sesión informativa regular en Pekín el viernes. No proporcionó más detalles sobre cuáles serían esas medidas.

“China no aceptará ninguna presión máxima, amenaza o chantaje, y no cederá en absoluto en asuntos de principios importantes”, manifestó Hua.

La amenaza de Estados Unidos de gravar prácticamente todas las importaciones de China supone la mayor escalada hasta el momento de la Administración Trump y pone fin a la tregua iniciada tras la reunión del presidente con su homólogo chino, Xi Jinping, en Osaka a finales de junio.

El ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, dio la primera respuesta oficial a la escalada de Trump el viernes temprano.

chinaEE.UUGuerra Comercial