Los Representantes buscan un acuerdo

Bloomberg

 

Las negociaciones sobre el futuro de Venezuela parecen una batalla para ver quién se rinde primero.

El gobierno atrincherado de Nicolás Maduro exige levantar todas las sanciones estadounidenses o de lo contrario nada se moverá. La oposición, liderada por Juan Guaidó, responde que los castigos se mantendrán hasta que Maduro deje el poder. Mientras tanto, el gobierno de EE.UU. aumenta la presión a través de un embargo casi total, la medida más drástica que toma contra un país del hemisferio occidental en tres décadas.

Sin embargo, lejos del teatro de la intransigencia, está en marcha un tranquilo intercambio de ideas.

Pese a la promesa de Maduro del miércoles de cancelar las negociaciones bajo mediación de Noruega en la isla caribeña de Barbados, sus representantes y los de Guaidó siguen considerando elecciones legislativas y presidenciales dentro de uno o dos años, según participantes que juraron guardar el secreto. Incluso podrían ocurrir mientras Maduro permanece en el cargo, de manera contraria a la postura de Guaidó, señalaron los funcionarios.

Tales plazos y la logística requerida (observadores internacionales y una nueva autoridad electoral) pondrían a prueba a todas las partes. Y a medida que la nación otrora acaudalada se desintegra en medio de la hiperinflación y el hambre, las acusaciones vuelan y las expectativas siguen siendo bajas.

El gobierno de Maduro prometió mantenerse alejado de la mesa de negociaciones en protesta por las sanciones: “Los venezolanos hemos notado con profunda indignación que el jefe de la delegación de la oposición, Juan Guaidó, celebra, promueve y apoya estas acciones lesivas de la soberanía de nuestro país y de los derechos humanos más elementales de sus habitantes”.

Por su parte, el consejero de seguridad nacional de EE.UU., John Bolton, declaró esta semana en una cumbre sobre Venezuela celebrada en Perú: “Vemos a Maduro usando las mismas viejas tácticas, fingiendo estar interesado en un diálogo, cuando todos sabemos que solo está ganando tiempo. No vamos a caer en estos viejos trucos de un dictador agotado”.

GuaidóMaduroVENEZUELA