Proyectos inmobiliarios se verán afectados

Sector de la construcción no se escapará de la recesión

Según expertos, el país técnicamente ha en­trado en un proceso de recesión económi­ca, dicha situación ya ha lo­grado afectar a varios rubros. Pero la mayoría se pregunta si podría llegar a derrumbar al rubro inmobiliario, ya que es uno los sectores que más ha crecido.

Édgar Salum, miembro del directorio de la Cáma­ra de desarrollos inmobi­liarios (Capadei), indicó que sin lugar a dudas po­dría llegar a afectar al me­nos en un mediano plazo, ya que las obras que están poniendo en marcha son aquellos proyectos que ya estaban estructurados con anterioridad, incluso financieramente, porque muchos de ellos fueron vendidos en pozo, es de­cir antes de ser construi­dos y antes de entrar en crisis.

“Nos afectará sin duda principalmente porque nos costará más vender las unidades concluidas, aun­que hoy no se notaría a un medio plazo sí. Esto puede ocasionar problemas con los futuros proyectos que se buscan construir, pensando en que hay menos personas con ganas de invertir por la situación en la que nos en­contramos”, mencionó.

Comentó además que la cla­se media podría ser la más afectada, ya que las unida­des más construidas son aquellas que tienen un costo de US$ 80 a US$ 150 mil, las cuales están enfocadas en dicho sector, pero la falta de liquidez o los problemas para acceder a créditos po­drían ocasionar el retraso de las compras.

DESEMPLEO

Como cámara realizaron varios análisis y llegaron a la conclusión de que en una obra llegan a dar trabajo a al­rededor de 70 a 80 personas, lo que contribuye a varios sectores, con lo cual el peso del sector en la economía es muy importante.

Señaló que a medida que existan mayores dificulta­des, desarrollarán menos unidades en simultáneo o esperarán para iniciar nue­vos proyectos, lo que ocasio­nará que exista una mayor cantidad de desempleo.

Por su parte, Francisco Gómez, CEO de Fortaleza comentó que el sector inmo­biliario recibe inversiones de acuerdo a los momentos económicos y que, quizás no se vea en el actual desarrollo pero el impacto alcanzará al rubro. Pero a la vez resal­tó que al menos el negocio cuenta con perspectivas que son ajustables de acuerdo a los momentos. “Este año nos ha ido muy bien y eso demuestra que las personas se abocan menos al con­sumo y más bien buscan maximizar sus utilidades y ganancias con los ahorros que disponen, y aunque los escenarios de incertidum­bres inmovilizan al sector, las personas buscan ahorrar en inversiones seguras como los ladrillos. Pero en el me­diano plazo ya podría afec­tar en los nuevos proyectos del sector”, señaló.