Aromas que nos transportan

Especialistas en investigación de mercados.
CLAUDIA CABRERA
Gerente Comercial
COGNITIO

Rememorar es volver a vivir. Hay aromas que nos transportan en el tiempo y en el espacio. Las personas recordamos el 5% de lo que vemos, el 2% de lo que oímos, el 1% de lo que tocamos y el 35% de lo que olemos, según un estudio realizado por la psicóloga Silvia Álava, denominado “Olores y emociones”. Las marcas, deberíamos prestar más atención al olfato para reforzar la conexión con nuestro público.

Seúl (Corea del Sur), es una de las ciudades del mundo donde se consume mayor cantidad de café. Hace poco leí acerca de una estrategia que utilizó la marca Dunkin Donas en esa ciudad. En los locales recibían muchos consumidores de donas, pero pocos de café. Entonces acordaron que en las paradas de buses, cada vez que pasen su publicidad, se pondrían aromatizadores de café, para lograr una experiencia más sensorial. La iniciativa fue exitosa y aumen­taron sus ventas de café exponencialmente.

Hoy debido a la masificación de productos, es cada vez es más complicado diferen­ciarse. También con la saturación de los medios, cada vez se dificulta más conectar con las personas. Si bien muchos hablan de la importancia de la experiencia del cliente, no todos están abocados a mejorarla.

Hace unos años, se instaló una nueva tendencia relacionada a los sentidos. Hoy las marcas puedan contar con sus propios “odotipos”, que son aromas creados específicamente para dar a la marca una experiencia sensorial más completa. Existen diversos estudios alrededor del mundo que confirman que son una herramienta clave para las marcas, por lo que las alientan a animarse.

Los aromas son capaces de transportar­nos. En la actualidad podemos utilizar el olfato para reforzar la conexión emocional de la marca con los diferentes públicos. Ofrezcamos una experiencia completa a nuestros clientes, donde se vinculen nuestros sentidos. De esa manera nos conectaremos con ellos y sus emociones.