Paraguay es un cajón vacío de Sudamérica

Por: Daiana Coronel
Gerente del Club Económico y Encuesta Salarial  y Justo Baez
Socio PwC Paraguay y Director de PwC´s Academy Paraguay

Hace unos días llegó a mi WhatsApp un video denominado “Paraguay es un cajón vacío”, realizado aparentemente por unos turistas centroamericanos (mochileros), en dicho video presentan un recorrido que han realizado al mismo interior de Paraguay y explican que cuando organizaron su visita a América del Sur, se fijaban de que nadie les sugería venir a nuestro país pues les decían que no había nada interesante por ver, ni nada de cultura que analizar; un país que no posee playas, que no posee un cultura de turismo, que es un cajón vacío, sin nada que ofrecer, sin embargo, no convencidos por estos comentarios, decidieron venir, y grande fue su sorpresa al encontrar una riqueza cultural inmensa así como su gente, esa gente de calle que enamoró y enamora a cada visitante que se anima y viene a conocer este “cajón vacío de América del Sur”.

Paraguay, un país que fue devastado por una gran guerra, enfrentando en siglos pasados a tres países, y que resultó diezmado en población y territorio, otra guerra con su vecino del norte que también enlutó a muchas familias, también diezmando su Chaco, así como un gobierno de 37 años de dictadura en un pasado no muy lejano que llevaron a un detrimento en temas de educación e infraestructura que hasta hoy seguimos intentando resolver.

Esta situación que explican estos aventureros de la vida, ocurre en casi todos los aspectos de nuestro país, especialmente en el mundo de los negocios, constantemente recibimos visitas de potenciales inversionistas, aventureros en temas de negocios y quedan sorprendidos al encontrar un País con inmensas posibilidades de crecimiento, una macroeconomía sólida, fuertes incentivos a la inversión privada, baja presión tributaria, una población económicamente activa joven y bajos costos laborales, son por citar algunas de las ventajas que tiene el país.

Entonces ante la pregunta ¿Paraguay es un cajón? ¡La respuesta es sí!
Paraguay es un cajón que ha logrado en cierta medida ser menos dependiente de la coyuntura regional, es decir, Paraguay consiguió edificar y mantener la estabilidad macroeconómica en los últimos años, pese a su coyuntura política.

La frase “el secreto mejor guardado de América del Sur” es cierta, nuestra falencia es no saber cómo comunicar al mundo las oportunidades que ofrece nuestro país. Es como que esperamos a que tengamos condiciones climáticas favorables para crecer, en lugar de buscar depender menos de las mismas.

Evidentemente no podemos estar ajenos a que aún son necesarios grandes ajustes, y el desafío en materia de dotar al país de la mínima infraestructura requerida para seguir atrayendo inversión es gigantesca, pero, también es cierto que estos desafíos son el nicho para crear oportunidades de negocios, mejorar la calidad educativa, incorporar tecnología a toda la cadena de producción, mejorar los temas de corrupción, muy arraigados en el sector gobierno, que son esenciales para atraer nuevos inversores y seguir impulsando nuestra economía.
¡Paraguay es un cajón! ¡pero con grandes oportunidades para todos aquellos que deseen abrirlo y conocer al gran país que es! Con inmensos desafíos en sectores como el industrial y servicios. Lo importante es saber cómo convertir esas oportunidades en negocios que, beneficiarán a los inversores y por consiguiente al país. No olvidemos que uno de los importantes pilares que sustentan el “saber cómo” es la educación, base fundamental para preparar a una fuerza laboral joven y que sostiene el crecimiento del PIB, ningún país ha logrado el efecto derrame del crecimiento sin educación.

Los modelos educativos tradicionales ya no dan respuesta a las necesidades del mercado, ¡es necesario reinventarlos! Incorporando tecnología – no desde el punto de vista de adecuar la tecnología a los modelos tradicionales de educación – sino como herramienta que incentive la innovación y la creatividad, y ya no construir fuerza laboral para procesamiento de información, que hoy las máquinas lo pueden hacer y ya lo están haciendo.
Entonces la pregunta que sigue es ¿Seguiremos siendo un cajón vacío?…