La ética en medio de un capitalismo en crisis

Joan Melé, conferencista, superpone al ser humano frente a las ganancias

David Chamorro
@_davidchamorro

El conferencista y presidente de la Fundación Dinero y Conciencia, Joan Melé, por primera vez en Paraguay, brindará una charla magistral el próximo 24 de octubre de la mano de Visión Banco, enfocada en su lucha principal, la de promover una banca ética a nivel mundial.

¿Es posible ser ético en medio de este capitalismo en crisis? Melé respondió a este cuestionamiento, en entrevista con nuestro medio, señalando que mucha gente habla de ética pero, uno debe ser auténtico y empezar por casa. “El capitalismo y comunismo como tal, han fracasado. Mover el capital está bien pero, de forma consciente; me parece bien globalizar la economía pero, sabiendo en qué condiciones se produce y bajo qué condiciones humanas. ¿Permitirías que tus hijos trabajen en estas condiciones?”, apuntó.

UN CAMINO A ELEGIR
Según Melé, los seres humanos tenemos dos caminos, uno es el amor y el otro, el dolor. Vamos a pagar con dolor aquello que no hayamos hecho con valores. “Lo que no pagas tú hoy, alguien lo va a pagar muy caro con salud o con la tierra”, expresó.

“Creamos sociedades anónimas donde no nos interesa quién está detrás de esa riqueza; la riqueza no es el objetivo, es solo el indicador de que hemos trabajado bien”, acotó al momento de pronunciarse ante la importancia de reencausar los pilares epicentros de la banca actual, de la economía misma a lo largo del globo y la necesidad de equidad en conjunto con una mejor distribución de las riquezas para el bienestar del ser humano.

“Hay países donde es obligatorio maximizar el beneficio pero, ¿a costo de quién? Tenemos que dejar esta polaridad, tener como prioridad al ser humano y la tierra. Por suerte, el sector empresarial está cada día tomando más conciencia de esta situación. Esto que está pasando con reacciones ciudadanas es signo del malestar por la manera en que nos hemos conducido”, aseveró.

CAPITALISMO MODERNO
Consultado sobre la sostenibilidad a futuro del esquema actual sobre el cual se desenvuelve el capitalismo, indicó que estamos siendo testigos del final de un modelo de capitalismo moderno. “Adam Smith, el padre de la economía moderna, era incluso profesor de ética pero, tenía una visión parcial de la vida, donde estaba convencido de que el humano es egoísta y esta afirmación es un error. Creía que la gente hacía las cosas por egoísmo para sacar un beneficio pero, se olvidó de que su madre le hacía las comidas por amor, sin buscar rendimiento o ganancia alguna”, reflexionó.

El capitalismo sin ética, según este impulsor de valores, se traduce solo en la obsesión por maximizar los beneficios, olvidando que la riqueza debe ser para todos, la vida no es solo para trabajar y que hay algo mucho más grande más allá de los números, la autorrealización. “Es tiempo de hacer cambios antes de que tengamos que aprender con más dolor en la tierra, con inundaciones, tsunamis, y habrá reacciones cada vez más duras; es importante que la gente quiera abrir diálogos como estos para poner al tema sobre la mesa”, afirmó.

CRISIS SOCIAL
En relación a la coyuntura social y económica que yace en una crisis a nivel regional, Melé aseguró que estamos ante un caldo de cultivo. “A principios del siglo XX, que fue considerado del progreso y la juventud, terminó en una guerra mundial. Se aconsejó buscar el enfoque con el ser humano como centro y no se hizo, eso motivó a que años después, se venga una segunda guerra mundial que terminó con más de 50 millones de vidas humanas”.

Conforme a los ritmos actuales y en base a su experiencia por más de cuatro décadas en la banca, el experto sostuvo que a esta velocidad se vendrá una tercera guerra mundial, “pero no ya con bombas y tanques, sino con una crisis y un caos social enorme e insostenible. Estamos a tiempo de reaccionar y hacer cosas por amor y no por el dolor que vendrá a futuro”.

Finalmente exhortó a la creación de una red de conciencia que pueda contagiar valores y principios humanos, ampliándose a la banca de inversión, a la de consumo, a las empresas B que hoy día ya están preocupando por el medioambiente, entre varios otros sectores de la economía. “¿De qué dependerá esto? No solo del banco que me paga más por los servicios financieros, sino también de los que me permitan dar un valor agregado… un encuentro más humano”.

Destacado