Lo moderno y antiguo se funden en Marruecos

Casablanca se destaca por ser el principal puerto de la ciudad

Siendo la ciudad más grande y conocida de Marruecos, Ca­sablanca también se posiciona como la prin­cipal salida y puerto del país, donde también se encuentran las principales industrias y la economía marroquí.

Según el sitio web, “Turis­mo Marruecos”, esta urbe se encuentra en las gran­des ligas del arte y de la historia mundial. Cuenta con una población de casi 4 millones de habitantes. Casablanca es también la más liberal y progresista de las ciudades de Marrue­cos.

Evidentemente, en un viaje a esta ciudad rica en cultura, no faltarán actividades que reali­zar como una visita a la Mezquita Hassan II, la segunda más grande del mundo entero y la más alta. Su minarete mide 172 metros, con un inte­rior de más de 30.000 metros cuadrados, ha­bilitando una capacidad para más de 90.000 per­sonas.

MEZQUITA

Cabe destacar que es la única mezquita del país que puede ser visitada, aunque de forma guiada, el costo que se abona por la entrada es de 120 dirhams por persona, lo que viene a ser 12 euros aproximada­mente.

Un sitio bastante peculiar para ver es el famoso Rick’s Café que aparece en la pelí­cula Casablanca, protagoni­zada por Humphrey Boghart, sin embargo, el local nunca existió. Cada año miles de turistas buscaban el café has­ta que finalmente hace un tiempo se construyó tal cual aparecía en el filme.

La Plaza Mohammed V es una de las plazas más boni­tas de la ciudad, considerada como el corazón de la loca­lidad y cuna de numerosas joyas arquitectónicas. Los edificios que la rodean son de estilo mudéjar que com­binan culturas marroquíes y francesas.

Finalmente, para quienes quieran conocer un poco más de cultura, el Museo del Judaísmo Marroquí tiene un tinte especial, ya que es el único museo judío en todo el mundo árabe, que lo hace todavía más especial y curioso, donde se aprende mucho sobre religión y algu­nos secretos que oculta.

Destacado