No se ven sondeos a semanas de elección

Argentina

Bloomberg

 

Normalmente, a menos de dos semanas de unas elecciones presidenciales, los votantes e inversores siguen con suma atención las encuestas de opinión. Pero en Argentina casi han desaparecido del debate público.

Las razones son obvias. Las firmas de sondeos en todos los extremos del espectro político subestimaron significativamente el desempeño del candidato de la oposición Alberto Fernández en las elecciones primarias cruciales del 11 de agosto, cuando se impuso al actual líder del Gobierno, Mauricio Macri, por 16 puntos porcentuales.

La ausencia de datos y la especulación sobre los resultados ponen de manifiesto una creciente sensación de apatía, dado que la mayoría de los analistas e inversores creen que Fernández ya ha ganado, pese a que Macri está recorriendo el país en una gira de campaña maratoniana. El gasto de los inversores en encuestas costosas también se agotó después de las impresionantes primarias.

Las encuestas “estaban tan equivocadas, ¿por qué se les iba a atribuir alguna credibilidad?”, dijo Walter Stoeppelwerth, director de inversiones de Portfolio Personal Inversiones en Buenos Aires. Ahora, “no hay dinero para las encuestas y todos piensan que una victoria en la primera ronda es una conclusión inevitable”.

Reacción contra firmas de sondeos

El peso cayó un 26% en agosto, los precios de los bonos se desplomaron, el Gobierno introdujo controles de capital y los inversores ahora ven un 92% de probabilidad de incumplimiento en los próximos cinco años. Los mercados financieros temen que Fernández dé marcha atrás a la postura promercados y planes de política de Macri, y también que renegocie el acuerdo para un préstamo récord con el Fondo Monetario Internacional.

Desde entonces, la carrera ha perdido algo de intensidad ya que un Fernández muy seguro dedica más tiempo a cultivar su imagen en el exterior en lugar de acudir a eventos locales.

ArgentinaFernándezMacri