OMPI: agencia modelo del sistema ONU

ROBERTO RECALDE
www.tipconsultora.com
TIP CONSULTORA

La Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) es la agencia del sistema de las Naciones Unidas (ONU) especializada en propiedad intelectual: derechos de autor, mar­cas, patentes de invención, denominaciones de origen, etc. Es igualmente un foro global para que los gobiernos debatan y adopten acuerdos internacionales. A la fecha, 26 tratados multi­laterales son administrados por este organismo que además provee servicios y presta asisten­cia técnica a los gobiernos y al sector privado.

Es la única agencia ONU que genera sus propios recursos, ingresando más plata de lo que gasta. El presupuesto bianual 2020-2021 estima ingresos mayores a 880 millones de USD por un gasto superior a 760 millones de USD. Es decir que no depende de las contribuciones de sus 192 Estados Miembros, entre ellos Paraguay que se adhirió en el año 1987.

La principal fuente de ingreso consiste en facilitar el procedimiento de concesión de patentes en todo el mundo a través de un tratado internacional de cooperación que es utilizado por grandes multinacionales como LG, Huawei, Apple, Toyota, IBM, Microsoft, entre otros. En los próximos años las solicitudes y las concesiones de patentes a nivel mundial seguirá en aumento, asegurando así la salud financiera del organismo internacional.

La OMPI destina gran parte de estos ingresos a otras áreas de la propiedad intelectual como derechos de autor, marcas, indicaciones geográficas, diseño industrial, asistencia técni­ca y capacitación de funcionarios, con el obje­tivo de incrementar la comprensión y el uso de estos derechos, así como de sus excepciones.

La propiedad intelectual se ha convertido en una herramienta para que los emprendedores, pymes, gobiernos y academia puedan agregar valor a sus diferentes actividades y alcanzar así los objetivos de desarrollo sostenible, mejorar las políticas publicas e impactar en sus estrategias comerciales y sociales.

Paraguay y la OMPI mantienen una intensa agenda de trabajo mediante la implementación de la estrategia nacional de propiedad intelectual 2030 con el objetivo de incrementar el uso de estos derechos, luchar contra la falsificación, el contrabando y aportar a la formalización de la economía paraguaya.