Se debe definir el objetivo de la lucha

" El trabajo antilavado de activos debe ser tomado con seriedad"

Queda poco tiempo para que inicie el proceso de evalua­ción sobre lavado de activos y financiamiento al terrorismo por parte del Grupo de Acción Financiera de América Latina (Gafilat) a nuestro país. El 18 de no­viembre llegan a Paraguay los evaluadores de la men­cionada institución y existe un gran trabajo actualmente en el afán de pasar el examen y tener el visto bueno.

Este trabajo implica entre otras cosas un despliegue pocas veces visto en el Con­greso para aprobar el tan mentado paquete de leyes que adecue la estructura normativa a las recomenda­ciones de Gafilat y un des­pliegue impresionante para pasar de una vez las acciones al portador a nominativas.

Llegado este punto, cabe hacer una pausa y pregun­tar qué es lo que buscamos como sociedad democrá­tica, si simplemente pasar la evaluación de Gafilat, o establecer una lucha frontal y sostenible contra contra el lavado de activos   y contra el financiamiento al terroris­mo, problemas endémicos que han generado una mala fama a nuestro país desde hace varias décadas.

El Dr. Juan Félix Marteau, abogado y catedrático de la Universidad de Buenos Aires (UBA), especializa­do en la materia, explica que el objetivo central en esto, debe ser que Para­guay desarrolle y conso­lide un Sistema nacional Antilavado de Activos (ALA) y Contra la Finan­ciación al Terrorismo (CFT) eficaz. La evalua­ción no debe ser tomada como fin en sí misma, sino como un medio para llegar al camino del desa­rrollo de una lucha siste­mática.

El especialista indica que un sistema de este tipo debe contar con ciertos elemen­tos como un orden racional, una complejidad interna que coordine de manera eficaz el trabajo de las instituciones sobre la materia e inclusive un lenguaje propio que lo di­ferencie de otras disciplinas.

“El ingreso a una lista de países con inconsistencias sistémicas en sus políticas ALA/CFT obedece a muchos factores. Por un lado, un gra­do importante de incumpli­miento de los estándares internacionales. Por otro lado, la dificultad de un país de definir sus propios intereses nacionales al momento de explicar cuáles son las priori­dades de llevar adelante polí­ticas en esta materia”, indicó Marteau.

Hizo hincapié en que se debe definir cuáles son los factores a combatir y revisar con qué medios se cuenta y que no es buena idea que los países se resignen a sufrir el “escarnio internacional” que implica ingresar a lista gris de Gafilat.

“Cuando no se cumplen los estándares y no se explici­tan cuáles son los intereses nacionales se crea una in­certidumbre importante que puede afectar alianzas estra­tégicas con otros países. Por eso recomiendo: lo primero es tener en claro cuál es la causa y el objetivo que mo­tivan al país a luchar contra el dinero contaminado y así enfrentar las obligaciones in­ternacionales de modo más inteligente” expresó.

DestacadoGafilat