Yo cambio y mi sociedad cambia

¿Cómo ayuda el desarrollo y la práctica de la Inteligencia Emocional al conjunto de la Sociedad?
SILVIA GIL
Coach, escritora
DIRECTORA HOLDING SILVIA GIL

En más de 10 años de experiencia como consultora de Desarrollo Organizacional en nuestro país y de potenciar lo mejor de cada persona en los espacios laborales con mi equipo de colaboradores, he preferido trabajar con la metodología de “Inteligencia Emocional” la cual se refiere a las  cualidades de una persona en: autoregulación de sus emociones, el manejo de la ira y frustración, la buena administración del tiempo y así también como otro factor muy importante es: el sentido de cooperación, solidaridad y empatía para con las personas de la sociedad en que vive. 

Bien sabemos que las personas exitosas y destacadadas que recuerda la humanidad son aquellos que han dejado un legado para la misma, para citar solamente alguno de ellos Thomas Edison (El uso de la Energía Eléctrica), Madre Teresa de Calcuta (La atención primaria de la salud, alimentación y el trabajo de niños y adultos en las zonas más pobres de la India), Lady Di ( El amor que entregaba en cada visita a los enfermos de VIH, a los niños huérfanos, ancianos) entre otros.

En Paraguay, puedo citar a un grande Augusto Roa Bastos quien expuso hasta su bienestar por denunciar a través de sus libros y escritos un trato no igualitario entre los habitantes del Paraguay, pero él prefirió  luchar por el bienestar común que por el bienestar propio y el de su familia y lo hizo siempre de una manera pacífica pero firme en sus pensamientos.

Estas características son las que distinguen a las personas a transcender más allá de solo el conocimiento académico; esto hace a la formación del Ser, que es el vaso que contiene a todo el conocimiento y donde se produce una mezcla efectiva para beneficio del mismo ser y de los demás.

Si este recipiente no es consistente, no es firme, o contiene impurezas, la mezcla de conocimientos se desperdicia y no beneficia a la sociedad.

En Silvia Gil Holding estamos abocados a instar a los adultos a desarrollar la Inteligencia Emocional de sus hijos, ayudarles a que se conozcan, discernir sus emociones y poder administrarlas, a invertir más tiempo en el desarrollo de su Ser. 

Termino diciendo: “Seamos adultos felices porque nuestros niños se merecen padres felices”.