Black Friday logró facturación de US$ 300 millones

CIUDAD DEL ESTE

NOELIA DUARTE
Corresponsal CDE

Aunque no se logró lo previsto en el volumen de negocios, los organizadores de Black Friday de Ciudad del Este están muy conformes con los resultados obtenidos en la edición 2019. La intención era llegar o superar los US$ 380 millones logrados en el 2012, año en que se hizo la primera edición de la feria de descuentos.

Juan Vicente Ramírez, vicepresidente de la Cámara de Comercio y coordinador de esta edición del Black Friday, reveló que han ingresado más de 300 mil personas en las tiendas adheridas a la promoción. Llegaron muchos paraguayos, pero fueron más los brasileños quienes coparon la capital del Alto Paraná para realizar sus compras.

“Todos estamos contentos con el resultado de la actividad, se tiene una oxigenación económica en la ciudad y eso fortalece. Esto se va a propagar y la circulación de dinero se va a hacer sentir, se reactivará la economía”, expresó Ramírez.

Igualmente, defendieron que la feria realizada por cuatro días en Ciudad del Este, es el mayor Black Friday de América Latina, porque no existe ninguna ciudad que lo organice, contando con 5 mil tiendas adheridas, los días de feria, el involucramiento del sector público y la cantidad de turistas que llegaron para aprovechar las ofertas.

“Podemos decir que fue una organización casi perfecta, la alianza entre los empresarios y las organizaciones de apoyo fueron fundamentales. Podemos seguir pensando que se puede, que los empresarios y habitantes de esta ciudad somos emprendedores y más que todo trabajadores”, añadió Ramírez.

POTENCIAL DEL COMERCIO ESTEÑO

Los empresarios señalaron además que demostraron al país y a las autoridades el gran potencial de Ciudad del Este como destino de compras y de la fuerte contribución que hacen a la economía nacional. En ese sentido, insistieron que esos logros deben ser capitalizados para presentar nuevas propuestas tributarias al gobierno central.

Jorbel Jacson Griebeler, propietario de una de las grandes tiendas de la ciudad, dijo que está con el sentimiento del “deber cumplido” y que Ciudad del Este tiene un futuro extraordinario, para seguir siendo uno de los principales centros de compras del mundo.

La reducción arancelaria es uno de los pedidos insistentes de los empresarios esteños para competir con las tiendas de Foz de Yguazú y Puerto Yguazú. “Ciudad del Este es una joya que debe ser pulida, para seguir generando impuestos, empleos y para ello se necesita un régimen que facilite invertir para atraer a los compradores”, puntualizó.