Las Calificadoras de Riesgo y el Seguro

GUILLERMO FRONCIANI
ABOGADO

Solemos escuchar con frecuencia el término “Calificadora de Ries­gos” especialmente en el ámbito financiero. Las Calificadoras de Riesgos, son sociedades anónimas que están autorizadas y controladas por la Comisión Nacional de Valores (CNV) y que tienen por objeto exclusivo la ca­lificación de riesgo referidas a bancos, financieras, seguros, cooperativas, em­presas emisoras de títulos de deudas y títulos accionarios, y en general, todo título valor de oferta pública o privada, representativo de deuda o capital, cuotas de fondos de inversión y cuotas de fon­dos mutuos.

En el año 2009 el Congreso Nacional pro­mulgó la Ley Nº 3899/09 que regula a las Sociedades Calificadoras de Riesgo, de­roga la Ley N º 1056/97, modifica el artí­culo 106 de la Ley Nº 861/96 “General de Bancos, Financieras y otras Entidades de Crédito” y el inciso d) del artículo 61 de la Ley Nº 827 /96 “De Seguros”, que queda redactado de la siguiente manera: “…d) publicar los principales indicadores de la situación financiera de las empresas de seguro en forma bimestral en dos diarios de gran circulación de la capital…”

Por Resolución 1258/2010 de la Comisión Nacional de Valores (CNV) “Aprueba ca­tegorías de calificación para compañías de seguros a propuesta de la Superin­tendencia de Seguros y amplía la Reso­lución CNV Nº 1254/10” y establece las categorías de AAA, AA, A, BBB,BB,B,C,D y E y en las categorías señaladas prece­dentemente se antepondrá el prefijo “py” para distinguir las calificaciones a escala nacional. Para las categorías de riesgo en­tre AA y B podrán utilizarse las nomen­claturas (+) y (-) para indicar las tenden­cias dentro de las principales categorías de calificación, esto quedo refrendada por la Circular SS.SG. N° 008/11 de la Su­perintendencia de Seguros expresando que “…como elemento dinámico, la uti­lización de las nomenclaturas (+) y () es una opción que pueden utilizar las Califi­cadoras de Riesgos, a modo de establecer sub-categorías, para otorgar una mayor graduación en las posiciones relativas de riesgos en base a información pasada de corto plazo (backward) para las catego­rías entre AA y B…”

En tanto la Superintendencia de Seguros por Resolución SS. SG Nº 012/10 regla­menta la forma, periodicidad, alcance y excepciones de las publicaciones de ca­lificación de las empresas de seguros que es incorporada a su vez por la Comisión Nacional de Valores (CNV) a través de su Resolución Nº 1.254/10, estableciendo principalmente que las calificaciones de las empresas de seguros y reaseguros de­berán efectuarse anualmente como mí­nimo, con corte al 30 de junio y su publi­cación se efectuará conjuntamente con la de los Estados Financieros de cierre de ejercicio, en tanto las publicaciones de las calificaciones deberán ilustrar el univer­so total de categorías y sub-categorías de posible ubicación, así como los criterios de interpretación que reflejan cada una de ellas y que las entidades calificadoras deberán considerar las normas legales y reglamentarias vigentes para el sistema asegurador paraguayo, en especial, las que guardan relación a la idoneidad y solvencia de las aseguradoras entre otras restricciones.

Por Circular 40/11 de la Superinten­dencia de Seguros, el plazo para la contratación de servicios de califica­doras quedó establecido en 180 días antes del inicio del ejercicio sujeto a calificación; sustentada en que las firmas Calificadoras deben efectuar la calificación al inicio del contrato y realizar su seguimiento hasta el fin del ejercicio y de surgir variación respecto a la calificación inicial, esta última es la que debe ser publicada conforme la reglamentación.

En cuanto a la rotación de la Calificadora, el Banco Central del Paraguay por Reso­lución Nro. 3, Acta 74 del 28 de octubre de 2014 estableció que las Sociedades Calificadoras de Riesgos no podrán pres­tar servicio de calificación a una misma entidad bancaria, financiera o de segu­ros, por un periodo superior a 6 (seis) periodos consecutivos, pudiendo ser nuevamente contratada luego de trans­currido 2 (dos) años.

Finalmente, las Calificadoras basan su criterio en una evaluación cuantitativa y cualitativa de la solvencia de una de­terminada entidad y su capacidad para hacer frente a sus obligaciones en el cor­to, mediano y largo plazo. Desempeñan un rol importante para la sociedad y el usuario consumidor a fin de tener un pa­norama claro de la situación patrimonial de la entidad calificada.