Liderazgo sin estrés

Si queremos ser líderes eficientes y productivos debemos cuidar nuestra salud física y emocional.
Coaching Personal
Silvia Gil – Escritora, coach
Directora Silvia Gil Holding

La diferencia que existe entre una guerra tradicional y el mundo empresarial, es que en la guerra tradicional existen bandos claramente definidos, sin embargo en la guerra  empresarial aparecen nuevos enemigos, y no siempre son visibles. En la guerra convencional se usan armamentos como tanques y camiones, sin embargo en la guerra empresarial usamos el cuerpo y la mente. En una guerra se tiene que parar para cargar combustible a los tanques y darles mantenimiento, de lo contrario dejan de funcionar. En la guerra empresarial si no paramos a recargar nuestras energías y fuerzas, no habría posibilidad de seguir en la batalla.

La competencia nos exige avanzar más rápido y trabajar más horas cada día, lo que genera desgaste emocional y mental, entonces ¿qué hacer? Steven Covey habla de afilar la sierra como un hábito, y comenta que no solemos decir <estoy tan apurado manejando que no tengo tiempo de cargar combustible>. Sin embargo lo hacemos con nuestro cuerpo, estamos siempre tan atareados que no hacemos tiempo para realizar ejercicios, un chequeo médico, hacer una meditación o leer un libro.

Analicemos la siguiente analogía: Un tesoro escondido en una laguna es muy difícil de encontrar si el viento mueve las aguas y las enturbia. En cambio, cuando las aguas están calmas se puede ver con claridad la ubicación del tesoro. Lo mismo ocurre cuando estamos estresados, muchas veces no encontramos la salida, sin poder avanzar. En cambio si tenemos calmos los vientos de nuestra mente, de nuestros sentimientos y pensamientos podremos encontrar ese tesoro u ojo de huracán que se encuentra dentro nuestro.

El líder no solamente debe cuidar y prevenir un alto nivel de estrés en su vida, sino también debe tomar medidas correctivas para prevenir un agotamiento en los empleados de la organización.

Mi consejo: <Salgamos un minuto de esos vientos turbulentos de decisiones, retos, problemas empresariales y otros, e ingresemos en el ojo calmo. Es probable que desde este punto de vista tengamos mayor capacidad para tomar decisiones acertadas y mejoremos nuestra calidad de vida>.