El mango y sus múltiples propiedades nutricionales

Un tesoro ignorado en el país

 

La época veraniega en el país es una temporada colma­da de mangos y muchas personas no saben aprovechar las propiedades y beneficios que brinda esta fruta de pulpa carnosa y dulce. En Paraguay es más común toparse con dos ti­pos de mangos: el mango pequeño y el mango rosa, conocido también como mango brasileño, que son más desperdiciados.

Sin embargo, es una fuente de vitamina A y C, bene­ficiosas para la piel, el ca­bello, la vista y sobre todo para el sistema inmunoló­gico.

La licenciada en nutrición, Verónica Miranda Duré afirmó que es también alto en fibras, por lo que reduce el tránsito lento y es recomendable para las personas que sufren de es­treñimiento.

Mencionó que su consumo debe ser de forma mode­rada, como cualquier otro alimento, ya que todo lo que se consume en exceso tampoco es beneficioso.

“Una porción de mango, equivale más o menos a 100 gramos de pulpa y aporta aproximadamen­te 60 kcal por porción y 15 gramos de carbohi­dratos, esto sería el equi­valente a un mango me­diano. Tanto el mango paraguayo como el gran­de, tienen las mismas propiedades, se diferen­cian sólo por el tamaño, pero ambos aportan fi­bras y vitaminas A y C”, manifestó Miranda.

Es de destacar que, este fruto veraniego también contiene enzimas diges­tivas que colaboran con la descomposición de las proteínas, ayudando a la digestión, asimismo, com­bate la acidez y alivia el estómago, gracias a que está enriquecido con ácido málico, tartárico y trazas de ácido cítrico. 

Otro de los beneficios que brinda son corpo­rales, es decir, en el caso de las per­sonas que sufren de acné puede utilizar la pul­pa del mango y aplicársela sobre la piel durante unos 10 mi­nutos antes de lavarse la cara. Alivia los poros tapados de la piel.

Los mangos están llenos de vitamina K, la cual favore­ce al fortalecimiento de los huesos del cuerpo y dismi­nuye el riesgo de padecer osteoporosis y fracturas óseas.

A su vez, el nutricionista Diego López, comentó que también aporta una dosis significativa de fibra, que ayuda a prevenir ciertos tipos de cáncer, como el digestivo, evita el estreñimiento y baja el colesterol malo, lo que protege el corazón y el sistema circulatorio. Y la presencia de betacarotenos, que no solo le da ese color anaranjado, sino que además actúan como protectores ante la proliferación de células tumorales.

“Como todo lo que consumimos, es recomendable moderar el consumo, entre uno a dos mangos por día. El requerimiento de frutas al día son tres a cinco porciones de frutas por día”, sostuvo.

Finalmente, recordó el valor nutricional que tiene el mango en una cantidad de 100 gramos: 60 calorías, 0,4 gr de grasas totales, 0 mg de colesterol, 1 mg de sodio, 168 mg de potasio, 15 g de hidratos de carbono y 0,8 g de proteínas.

Destacado