Golpe de duty free sería de US$ 100 millones

Dicen que ley tendrá un impacto negativo sobre la recaudación

Estudios de la Cá­mara Paraguaya de Empresas de Bebidas Alcohóli­cas (Capaba) estiman que la iniciativa de reducir los aranceles al comercio fron­terizo implicaría un golpe de US$ 100 millones a los ingresos fiscales. El gremio sostiene que este sería solo uno de los tantos perjuicios que podrían generarse si se disminuyeran los tributos a un máximo de 4%, como plantea el proyecto de ley presentado hace unas se­manas.

“Un modelo duty free va en contra del modelo de desarrollo que el país está impulsando en los últimos tiempos, el proceso de for­malización y de desarrollo de empresas que trabajen en un ámbito de relaciones internacionales más serias, y de organización y respeto a las normas tributarias”, apuntó Hugo Royg, vocero del gremio.

Para el economista, una norma como esta pro­ducirá una disminución considerable de la presión tributaria, que ya de por sí es la más baja de la región. Con esto se tendría de ma­nera directa operaciones zona de libre comercio, pero de manera indirecta “un fomento enorme al contrabando interno”. “Lo que la gente hará es traer productos bajo este régi­men de duty free y vender­los en el mercado interno”, dijo y estimó que la recau­dación mínima para estas tiendas sería de US$ 100 mi­llones teniendo en cuenta solo algunas categorías.

COMPARATIVO

El estudio realizado por la Capaba recoge los principa­les aranceles que se impo­nen en ambas franjas, tanto desde el lado paraguayo como el brasileño. En este análisis, se comprueba que en el Brasil impone un aran­cel de 11% a los productos importados sobre precio de venta. “No son solo 6% como citan los empresarios proponentes del proyecto de ley”, señalaron desde la Cámara. En base a la carga tributaria total, el estudio destaca que la categoría electrónica paga 6,80% en Paraguay sobre el precio de venta, mientras que en Brasil este porcentaje llega a 11%. En tanto, perfumería y cosmética pagan 7,80%, cuando Brasil también se impone 11%.

“Nosotros tenemos venta­jas tributarias con respecto a la región, nuestro proble­ma no es ese diferencial, el tema que tenemos que debatir es la formalidad versus la informalidad”, sentenció. Al mismo tiem­po, reiteró que la baja en las ventas es un problema que se atraviesa en todo el país, no solo en la frontera, sien­do el contrabando la princi­pal enfermedad que pade­ce la economía formal.

CAMBIARIO, NO FISCAL

Varios son los gremios empresariales que coinci­den en que la situación de las ventas en el Este no es una cuestión impositiva, sino más bien tiene origen en la devaluación de las monedas de los países ve­cinos. La Capaba señala en su análisis que el modelo del Régimen de Turismo vigente en la frontera “si­gue siendo más competiti­vo que el régimen de free shops de Brasil en las cate­gorías principales”.

“El problema es en todo el país, y se debe prin­cipalmente a las dife­rencias cambiarias, los problemas cambiarios deben ser enfrentados con instrumentos que lo ataquen, y las formas de ganar competiti­vidad es con medidas estructurales”, dijo el vocero de la Capaba.

Entre estas mencionó la necesidad de un mayor ahorro fiscal, aranceles más competitivos para todo el país y mejores costos logísticos.

Desde el gremio recorda­ron que aún no se abrió ninguna tienda Free Shops de Brasil con fron­tera paraguaya y aún así se le atribuye caída en ventas a “algo inexistente hasta hoy”, pidiendo al Estado bajar sus recaudaciones por si acaso impacta ne­gativamente lo que se va a abrir en el futuro.

RÉGIMEN DE TURISMO

La Capaba indica que dentro de los argumentos vigentes de crisis del Régi­men de Turismo realizada por los empresarios de frontera, llama la atención el crecimiento de más de US$ 533 millones de im­portación entre el año 2018 y 2019, significando un im­portante crecimiento para el Régimen de Turismo. “Esto no coincide con el nivel de gravedad alegado de caída de ventas. En base a la información del BCP, las importaciones del régi­men de turismo tienen un recupero constante desde el año 2015, ascendiendo a US$ 2.777 millones en el año 2019 siendo este el mejor año de la última dé­cada”, indicaron.

Al cierre del año 2019 las reexportaciones sumaron US$ 3.585 millones de­mostrando un crecimien­to de 10,3% en términos interanuales, las impor­taciones bajo régimen de turismo representaron el 77% de las reexportacio­nes, siendo la diferencia del 22,5% un peso donde se considera el margen de ganancias de las empre­sas que trabajan bajo el Régimen de Turismo más la carga impositiva y los aranceles.