Diferente y sorprendente

Por Claudia Cabrera
COGNITIO

Pensemos inteligentemente. La pandemia vino a reafirmar hábitos como reciclar o reutilizar. Asimismo, redescubrimos el placer de desplazarnos a pie o en bicicleta y lo frescos que son los alimentos que cultivamos nosotros mismos. La nueva normalidad apunta a tener más conciencia de la sostenibilidad, a que seamos más racionales y menos consumistas.

Por todo esto, cabe que paremos la pelota y apelemos a la inspiración. Es momento de que las acciones hablen más que las palabras. La clave está en decir la verdad, sin dejar espacio a malas interpretaciones. Cumplamos con las normar básicas y contribuyamos con la comunidad.

Por más que seamos buenos, siempre hay manera de ir un poco más lejos o darle un giro inesperado a nuestro producto o servicio. Enfoquémonos en lo que nos hace diferentes, en eso que nos vuelve únicos e imprescindibles para nuestros clientes. Seth Godin, en su libro “La vaca Púrpura”, nos habla de convertir el acto corriente en acto único.

Parece complicado, pero con la saturación de los medios y de la mente del consumidor, los animo a considerarlo. Por ejemplo, una marca de cerveza Colombiana invitó a las personas que cumplían años en la cuarentena a “aplazar el festejo” e inscribirse en una lista, donde una vez que se levante la medida, podrían retirar dos botellas gratuitas para la celebración.

Una cadena Francesa de supermercados, creó un anuncio con imágenes de puertas abiertas para expresar que está lista para acompañar la primera cena con invitados que organicen cuando finalice el confinamiento. La marca ColaCao, lanzó un nuevo embalaje en agradecimiento al personal de blanco y los demás trabajadores activos durante la crisis sanitaria.

Sorprendamos ofreciendo un poco más de lo que esperan de nosotros, un plus. Teniendo en cuenta algunos detalles, nos diferenciaremos de la multitud. Resaltemos las soluciones para conseguir
resultados.


comentario