La economía argentina será la más castigada de la región

El Cronista, Argentina

La consultora Invecq comparó el impacto de las respuestas a la pandemia en distintos países de Sudamérica. Los datos de marzo fueron malos, los de abril serán mucho peores. Recién en mayo podrían mejorar levemente. Con 80% de las familias endeudadas, la recuperación será lenta.

“Cuarentena de las más duras de la región y el mundo aplicada sobre una economía ya débil y sin acompañamiento fuerte de programas de sostenimiento para preservar la capacidad productiva para la salida. Estos elementos permiten pensar que, una vez que el Coronavirus sea historia, la economía más castigada de la región muy probablemente sea la economía argentina”, concluyó un informe de Invecq sobre el efecto de las cuarentenas en distintos países sudamericanos.

De cinco países para los que presenta datos, la consultora precisó que, a marzo, la Argentina fue el segundo más afectado, con una contracción el 9,8%. El ranking no es casual, dijo Invecq, ya que “la intensidad de las medidas restrictivas está vinculada de manera directa y muy clara con la intensidad del hundimiento de la actividad económica”. De hecho, señaló, en marzo la cuarentena más dura (y lo sigue siendo hasta el día de hoy) es la peruana, donde la caída económica mensual fue más fuerte, con una reducción de la movilidad promedio del 37% y de la actividad del 10,4%.

Argentina aparece segunda en ese ranking porque Invecq tomó el valor “desestacionalizado” de actividad, menor al dato de caída de 11,5% del Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE) que informó el Indec y bien por debajo del 13,9% interanual y del 16,8% mensual de caída de la actividad industrial que informó la Unión Industrial Argentina UIA).

Estos últimos datos son los peores desde que en 1995 el Centro de Estudios de la central fabril empezó a registrarlos. Todo se debe, dijo en su último informe, “al fuerte impacto en el entramado productivo” de las primeras semanas de aislamiento social obligatorio. La producción fabril de marzo, precisa, fue la más baja desde diciembre de 1994 y en el primer trimestre acumuló una baja de 4,9% respecto de igual período de 2019, que a su vez había caído fuertemente respecto de 2018.

Nadie duda de que los datos de abril serán mucho peores. El propio ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, adelantó que será el peor mes de la historia de la industria argentina. El problema es que los de mayo no mostrarían mejoras sustanciales.

Abril fue el primer mes desde que existe industria automotriz en la Argentina que la producción de vehículos fue cero (0). Construcción y actividad inmobiliaria también mostraron registros próximos a cero. Y la caída no fue desde una cima.

Ya en marzo, el rubro minerales no metálicos había registrado una baja de 42,2% interanual, relacionada en gran medida por la caída de 46,5% de los despachos de cemento Portland. Ese mismo mes, la industria automotriz había caído 34,4%, la metalmecánica 22% y la textil un 36,8%. En tanto, las exportaciones de Manufacturas de Origen Industrial (MOI) se contrajeron 20,5% y los primeros datos de abril apuntan a una caída superior al 40%.