Economía de América Latina bajará a 9,2%

El FMI divulgó sus proyecciones para este año

El Cronista

Argentina

La decisión de profundizar la cuarentena en Argentina, al menos hasta el 17 de julio, volvió a mover el arco para los que esperaban una lenta recuperación luego de la caída récord de abril. Y deja ya muy vieja la frase pronunciada por el Presidente, cuando dijo que “en no mucho tiempo la economía va a estar operando a pleno”.

Aún sin fecha clara para la finalización de las medidas de aislamiento y sin un plan económico que regenere la confianza, la salida del pozo en el que entró la actividad no será para nada fácil de remontar.

Alberto Fernández enfatizó que lo que ocurría en la Argentina “no es culpa de la cuarentena, sino de la pandemia”. Y graficó con la crisis que van a tener distintos países este año, algunos incluso europeos con caídas de dos dígitos.

El Fondo Monetario divulgó un informe describiendo más puntualmente lo que está pasando en América latina, como el epicentro de la pandemia. Los pronósticos para toda la región son muy bajos. Este año se espera una caída de 9,2% (excluyendo Venezuela). Pero el año que viene la mejora será de apenas 3,9%. Eso quiere decir que ni siquiera se llegará a recuperar la mitad de la pérdida generada por la cuarentena.

ARGENTINA
En el caso argentino, el panorama es parecido: caída de 9,9%, con una mejora de casi 4% en 2021, es decir casi igual que el promedio de la región.
Claro que las nuevas restricciones anunciadas empeoran las previsiones para el año y la caída de la economía argentina podría profundizarse hasta el 12%. Además, el déficit fiscal primario superaría el récord de 7% del PBI, ante la necesidad de prolongar los programas de ayuda para el pago de salarios y de asistencia a los sectores más vulnerables (los $10.000 del IFE).

El primer efecto “post cuarentena” será, casi con seguridad, un importante salto inflacionario luego de varios meses de “descanso”. Desde abril que el índice de precios se mantiene en niveles cercanos a 1,5%.

Pero la emisión monetaria ya supera en el año los 1,2 billones de pesos, que el impacto en los precios es sólo cuestión de tiempo. Tampoco alcanzaría con el festival de Leliq del Banco Central que se usan para absorber esos pesos.