PIB de Argentina cayó 9,9% según indicó el FMI

Avecinan una dura recuperación económica

El Cronista, Argentina

En el contexto de las naciones más importantes del planeta, la Argentina se encuentra entre los seis países que sufrirán las mayores recesiones como consecuencia de la crisis desatada por el coronavirus: el Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé una contracción de 9,9% para el año en curso.

También será una de las economías que menos se recuperará el año próximo, ya que según el organismo multilateral, la economía del país avanzará 3,9% en 2021.

De cumplirse estos pronósticos, en 2021 la economía del país se ubicaría 6,4% por debajo del nivel alcanzado en 2019, un porcentaje que refleja la magnitud del impacto de la pandemia.

Estos números están incluidos en la actualización del reporte Perspectivas Económicas Mundiales dado a conocer ayer en Washington por la jefa de los economistas del Fondo Monetario Internacional, Gita Gopinath. El trabajo lleva el lúgubre título: “Una crisis como ninguna otra, una recuperación incierta”.

RESPALDO NACIONAL
Las proyecciones del Fondo también trazan un panorama desfavorable para los principales socios comerciales de la Argentina, con excepción de China, uno de los pocos países que tendrán crecimiento este año (1%), aunque se trata de una tasa inferior a las registradas en las últimas décadas. Brasil y México – dos destinos clave de las exportaciones de manufacturas de la Argentina- sufrirán retrocesos de 9,1% y 10,5%, respectivamente.

Las recuperaciones de estos socios comerciales también serán relativamente lentas, para Brasil se espera un crecimiento de 3,6% para el año próximo, en tanto que para México se proyecta 3,3%
Para 2021, el Fondo proyecta que el crecimiento global será 5,4%. De confirmarse estas estimaciones, el año próximo el PIB mundial se ubicaría 6,5% por debajo de las proyecciones anteriores a Covid-19 de enero de 2020.

El informe advierte que “el impacto adverso en los hogares con bajos ingresos es particularmente agudo, poniendo en peligro el progreso significativo logrado en la reducción de la pobreza extrema en el mundo desde la década de 1990”.

De los aproximadamente 2 mil millones de trabajadores empleados informalmente en el mundo, la Organización Internacional del Trabajo estima que cerca del 80% se han visto significativamente afectados.