EE.UU. inicia cuenta regresiva para abandonar la OMS

Bloomberg

La Administración Trump envió una carta en la que da a Naciones Unidas un aviso de un año para la renuncia de EE.UU. a la Organización Mundial de la Salud, lo que formaliza la decisión del presidente Donald Trump de abandonar la agencia, aun cuando el coronavirus corre descontrolado por Estados Unidos y muchos otros países.
La Administración envió la carta al Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, el lunes, con lo que se oficializa la retirada de EE.UU. el 6 de julio de 2021, bajo el requisito de un aviso de un año, según Stephane Dujarric, el portavoz del secretario general. Es casi seguro que el contendiente demócrata Joe Biden revertiría la decisión de Trump si es elegido en noviembre.

La carta se envió más de un mes después de que Trump anunciara el 29 de mayo que EE.UU. abandonaría la OMS debido a lo que considera una deferencia indebida hacia China y la falta de información precisa sobre el coronavirus. Los críticos han dicho que la medida tiene como objetivo distraer del fracaso de la Administración estadounidense para controlar el virus y que dejar la agencia ahora podría costar vidas.

Mientras tanto, los casos de coronavirus se han disparado en EE.UU., a pesar de que han disminuido en otras partes del mundo como China y la Unión Europea. El martes, las autoridades de salud de Arizona reportaron 117 nuevas muertes, un número récord que eleva el total a 1.927, y los casos continuaron aumentando en Florida y muchos otros estados.

Mayor contribuyente
Estados Unidos ha sido el mayor contribuyente de la OMS, con aportes de entre US$400 y US$500 millones en contribuciones obligatorias y voluntarias. Trump anunció anteriormente que Estados Unidos suspendería esa financiación. El secretario de Estado, Michael Pompeo, intentó retener algunos fondos para la vacunación contra la poliomielitis y los programas de coronavirus en varios países pobres, pero el destino de esas exenciones no se supo de inmediato.

“El Congreso recibió una notificación de que el presidente retiró oficialmente a Estados Unidos de la OMS en medio de una pandemia”, dijo el senador Robert Menéndez, de Nueva Jersey, el principal demócrata en el Comité de Relaciones Exteriores del Senado, en un tuit el martes. “Llamar caótica e incoherente la respuesta de Trump al covid no le hace justicia. Esto no protegerá las vidas o los intereses de los estadounidenses: deja a los estadounidenses enfermos y a Estados Unidos solo”.

La retirada de la administración Trump también fue criticada por Lamar Alexander, el presidente republicano del Comité de Salud del Senado. “Ciertamente, es necesario que haya una buena mirada a los errores que la Organización Mundial de la Salud podría haber cometido en relación con el coronavirus, pero el momento para hacerlo es después de que se haya resuelto la crisis, no en medio de ella”, dijo Alexander, de Tennessee, en un comunicado.

Cuando se unió a la Organización Mundial de la Salud, Estados Unidos decidió que cualquier retiro iría precedido de un aviso de un año más el pago total de las obligaciones financieras. Guterres “está en el proceso de verificar con la Organización Mundial de la Salud si se cumplen todas las condiciones para tal retiro”, escribió Dujarric.

Después de que Trump hiciera el anuncio de que Estados Unidos se retiraría, los funcionarios estadounidenses continuaron presionando a la OMS y a su director general, Tedros Adhanom Ghebreyesus, para comprometerse con al menos algunos de los cambios que el presidente exigió con la perspectiva de que Trump revertiría el curso si lo hiciera.

Pero ha sido reacio. En un artículo de opinión en el Washington Post, Tedros citó el “papel principal” de la OMS en la lucha contra la viruela y la poliomielitis, así como otras enfermedades como el ébola, el zika y el sarampión.

“Estados Unidos ha estado con nosotros a la vanguardia de estos brotes”, escribió Tedros. “Sin la participación de Estados Unidos, este progreso, sin duda, se ralentizará y los programas vitales serán diezmados”.

La amenaza inicial de Trump de retirarse de la organización fue acompañada por una carta de cuatro páginas que detallaba sus quejas. En ella, pedía a la OMS “demostrar su independencia de China”, renovando la queja que lo llevó en abril a suspender temporalmente los fondos estadounidenses.

La decisión de Trump de retirarse de la OMS generó fuertes críticas por parte de demócratas y republicanos por igual, así como de aliados en Europa y adversarios, incluido China, que dijeron que no tenía sentido retirar fondos ahora. La OMS está muy involucrada en la lucha contra el coronavirus, especialmente en países pobres donde se está extendiendo rápidamente.