Fisco advierte que no aprobar deuda afectará reactivación económica

Pedirán al Congreso una nueva línea de US$ 350 millones

El ministro de Hacienda, Benigno López, manifestó que en caso de que el Congreso Nacional no apruebe la nueva solicitud de endeudamiento por valor de unos US$ 350 millones será menos vigoroso el plan de reactivación económica presentado semanas atrás. Aseguró que si no avanza la propuesta no se tendrá contención social y tampoco habrá inversión para más infraestructura. 

El secretario de Estado dijo que en el hipotético caso de que eso pase se seguirá adelante con lo que se tiene y que la deuda solicitada es un pequeño porcentaje de todo lo que se plantea en el plan que busca recuperar el ritmo de la actividad económica. 

Adelantó que la “Ley Ómnibus” –que propone una serie de modificaciones legales- presentarán al legislativo a más tardar en la quincena de este mes. “Yo creo que algunas cosas aprobarán y otras no, no me puedo adelantar a lo que ellos van a hacer, y pienso que cuando conozcan el plan a profundidad seguramente tendrán un criterio diferente al que tienen ahora”, mencionó. 

EMISIÓN 

En otro momento, López explicó que aún no definieron cómo se realizará la emisión de deuda. “La idea es tener una autorización amplia, vamos a buscar el mercado, si es posible internamente, si no hay, externamente;  la idea es no tener una restricción con respecto a la moneda, ni al plazo ni a la tasa. Eso esperamos que el mercado determine y busquemos nosotros la mejor opción”, indicó. 

El titular de cartera económica dijo por otra parte que volver al límite del 1,5% establecido en la Ley de Responsabilidad Fiscal llevará alrededor de 4 años ya que si se realiza en un periodo más rápido podrían afectar la expectativa de crecimiento de la economía”.

“En la ley de responsabilidad fiscal 2.0, van a estar todas las medidas con respecto a la contención del gasto que va hacer posible retornar a las sendas en 4 años”, refirió. 

TOPE DE LA DEUDA 

Por otra parte señaló que siguen trabajando en  establecer un tope a la deuda pública, pero adelantó que quedaría en alrededor del 35% del PIB. “Estamos hablando con expertos internacionales que nos digan cuál es el tope ideal en atención a que tenes que seguir creciendo en infraestructura”, sostuvo. 

Al ser consultado sobre cuál es la salida, teniendo en cuenta que la mayor de la deuda se utiliza en infraestructura y solo se tendría un margen de un 5% para el próximo año, respondió que se deberá trabajar por el lado de los ingresos y los egresos. 

“Vas a tener que apuntar a la formalización de la economía para que te generen ingresos adicionales; al control de los gastos para que te genere también espacio”, dijo. Añadió que en el plan de reestructuración del Estado se apuntará a la calidad del gasto, para que sea más eficiente y por el lado de los ingresos, a la formalización de la economía con mucho vigor.