FMI empeora proyecciones para Medio Oriente por crudo

Bloomberg

Se espera que las economías de Medio Oriente y África del Norte se contraigan más este año que lo estimado inicialmente, según el Fondo Monetario Internacional.

En su perspectiva económica actualizada, el fondo pronostica una contracción de 5,7% en la región este año, un empeoramiento de más de dos puntos porcentuales frente a su estimación de 3,3% en abril. El doble impacto de una fuerte caída en los precios del crudo y la persistente incertidumbre con respecto a la duración de la pandemia de coronavirus han nublado las perspectivas de un repunte económico.

“Los países deberían facilitar la recuperación al flexibilizar la reasignación de trabajadores y recursos, según sea necesario, mientras se reanuda el ajuste fiscal gradual y se reconstruyen las reservas de políticas”, según la actualización de las perspectivas económicas regionales para Medio Oriente y Asia Central publicadas el lunes.

Ahora se prevé que el crecimiento en los exportadores de petróleo de la región se contraerá 7,3% en 2020, frente a una reducción de 1,1% para los importadores, ya que las fluctuaciones en los precios del petróleo y las cuarentenas vinculadas a una pandemia tienen un impacto más grave en sus balances. Para los importadores de petróleo, los beneficios de un entorno de crudo más bajo se ven compensados por el comercio, el turismo, las remesas y las condiciones financieras mundiales más estrictas.

Las naciones de todo el mundo han detenido sus economías para contener la propagación de la pandemia, al tiempo que inyectan estímulo directa e indirectamente. En el Golfo Pérsico, los países recortaron gastos, redujeron los salarios de los trabajadores del Gobierno y facilitaron el crédito.

Aun así, estos no califican como medidas de austeridad, dijo Jihad Azour, director del FMI para Medio Oriente y Asia Central.


Destacados