Audi acaba de crear una furgoneta para los amantes de los SUV

BLOOMBERG MILLENNIALS

Pero si siente deseos de apartarse del rebaño, hay una
alternativa: el Todoterreno Audi A4 2017. Si bien el auto existe desde 2001,
merece ser clasificado en el pequeño grupo de furgonetas excepcionales ?-la
Furgoneta Mercedes Clase E, la Furgoneta Deportiva BMW Serie 3, y la V90 de
Volvo, entre otras.

Las furgonetas son bestias extrañas (aunque los críticos las
aman). Nacidas y reproducidas sobre chasis y plataforma de auto, no comparten
ningún ADN de la ingeniería de los SUV originales con base de camión, pero sí
tienen un extremo posterior alargado para más espacio de almacenamiento atrás.
Y en los Estados Unidos, al menos, no se venden en grandes cantidades. El año
pasado, Audi vendió 2.300 de estos Todoterreno A4, en comparación con 34.687 de
su sedán A4. En enero de 2017, Audi vendió 222, un aumento del 49% durante el
mismo período correspondiente a 2016, pero no obstante menos que el e-Tron, el
híbrido recargable de Audi. Por el contrario, en el mismo período el SUV Q5, el
vehículo más exitoso actualmente por la compañía, vendió 3.636 unidades.

La semana pasada, conduje un Audi Todoterreno de US$52.625
en Nueva York durante la peor tormenta de nieve que hemos tenido esta temporada
y lo considero un antídoto perfecto para los compradores desconfiados de las
furgonetas. En un minuto, diré por qué, pero primero un poco de historia.

EVOLUCIÓN DEL AUTO
FAMILIAR

Las bajas cifras de ventas siguen la evolución natural del
mercado automotor estadounidense desde los años 1960. En las décadas de 1960 y
1970, el auto familiar era la furgoneta. En ese momento, eran como incómodos
barcos metálicos rectangulares, difíciles de manejar. Constituían la única
opción para quienes necesitaban un vehículo lo bastante grande como para una
familia que no quería arrojar a sus hijos a la parte trasera de una camioneta.

En 1980, empero, comenzaron a aparecer los vehículos
utilitarios deportivos. Los fabricantes de autos se dieron cuenta de que podían
vender estos vehículos utilitarios de alta sustentación como opción
anti-furgoneta independiente y de onda para la familia. Muy pronto, se
volvieron dominantes con propuestas como el Lexus RX, el Chevy Tahoe, el
Cadillac Escalade, y el Chevy Suburban; tanto los padres con estilo como los
ricos guerreros del fin de semana pudieron elegir estos vehículos utilitarios
grandes sin recurrir a las furgonetas que les recordaban sus viajes en ruta con
náuseas en los niños incluidas –o peor, las minivans, que surgieron en 1983
con la Dodge Caravan.

De modo que para cuando Audi, Mercedes y BMW catapultaron
sus propias furgonetas excepcionalmente deportivas en los Estados Unidos a
fines de los años 1990 y comienzos de 2000, ya era un poquito tarde. No existía
la posibilidad de una dominación masiva, ni siquiera de una tibia adopción de
las ?avants?, como se conoce a las versiones de la furgoneta en Europa. Las
furgonetas Outback de Subaru y las ?V? de Volvo en realidad nunca
desaparecieron, pero se venden a grupos aún más pequeños de entusiastas que
viven en lugares místicos como Oregón y Maine.

Yo recomiendo con fuerza la que conduje. El motor cuatro
cilindros turbo 2,0 litros equipara los mismos 252 caballos de fuerza y las 272
libras-pies de torque que el exitoso sedán A4; la caja automática de siete
velocidades de doble embrague y el flamante sistema de tracción Quattro en
todas las ruedas son posiblemente los mayores logros de Audi como fabricante de
autos hasta el momento.