Creando conciencia con estilos urbanos

Apuestan a un estilo más callejero para llegar a clientes

La industria textil tiene un costo social y ambiental que necesita ser atendido. La cultura de la economía naranja pretende acercarse a la moda de una forma más sustentable; en Paraguay existen artistas como Priscilha Benítez, más conocida como “Prizprazpruz” que se dedican a realizar merchandisings con conciencia.

Hace aproximadamente 10 años vive del arte urbano. Arrancó haciendo murales, hoy también se dedica a hacer merchandising con su marca propia “Prizprazpruz”, que hoy día ya involucra una línea de carteras, con el concepto de “arte utilitario para guerreros urbanos en una jungla de concreto”, expresó.
“Esta línea está hecha para personas que quieren empezar a ser más cuidadosas con el medio ambiente, son de tela de jeans, y son bastante resistentes. Trabajo siempre con el apoyo de mi familia, ya que el arte también es una carrera de resistencia, y sin la familia a veces es difícil sobrellevar los altibajos”, mencionó la artista. La línea de creación tiene dos aristas, una es bastante contestataria, urbana, demuestra la pasión por el arte, y la segunda etapa es más comercial, con más madurez, y tienen un costo promedio de G. 300 mil.
“Hoy día mi arte se enfoca en la naturaleza, la cultura guaraní, figuras de mujeres, de animales como el jaguareté, el arete guasu, mucha abundancia, mucho calor, y mucho color”, señaló. Actualmente también trabaja con la Secretaría del Ambiente (SEAM), desarrollando una línea de merchandising para las tres convenciones de Río que son el cambio climático, la biodiversidad, y el medioambiente.
“Las empresas están apostando por el arte urbano, hay financieras que tienen murales de artistas paraguayos. Estamos pasando por una revolución artística muy importante, dimos un gran paso en estos últimos años. Hoy vivimos en una revolución cultural. Este rubro es rentable, pero el talento solo no basta; encontrá lo que amas y dejá que te mate, tenés que estar dispuesto a eso”, finalizó.

economía naranja