El país más eficiente y eficaz del mundo

Por Benjamín Fernández Bogado

 

La noticia de la corrupción en el Paraguay es tema de todos los dias al punto que medios completos no hablan de otra cosa hasta volverlo un asunto cotidiano y para muchos: intrascendente. Nos hemos acostumbrado a la suciedad y el desorden. Aquí en Singapur no hay noticias de corrupción pública porque no se entiende que nadie desde el Primer Ministro como el ultimo de los policías esté envuelto en algún caso de ilegalidad. En este país, donde la sinverguencería los llevó a volverlo disfuncionales con todo incluso con el intento de una federación con Malasia, la disputa central es como volver mas eficiente todo.

Un fondo soberano administra uno de los puertos mas activos del mundo. Son cientas de hectáreas con grúas cuyo valor unitario superan los 10 millones de dólares y que descargan un barco con mas de 20 mil contenedores en 8 horas. Su eficiencia la exportan administrando el negocio en varios puntos del globo. Han hecho de este puerto el mas confiable, porque no se roba nada y la intermediación de carga es asombrosamente eficiente. Thomas Bourreau es el asistante del vicepresidente de la corporación que administra las operaciones. Francés con buen español explica que lo que le hace diferente a este puerto que maneja negocios del tamaño de nuestro presupuesto anual es la “altísima ética del trabajo que cada singapurense lo tiene como blasón”. Hacerlo mejor, de manera competitiva, altamente dependiente de la tecnología, con menos personal operativo y por sobre todo: ceñido a una norma legal y ética que los vuelve insuperables ante emergentes puertos como los de Shangai que los amenaza en volumenes operativos de carga. El puerto de este país es una metáfora de la vida de este pueblo que se puso como meta y objetivo hacer todo lo que debe hacerse pero con dos condiciones: ser eficaz y eficiente. Lo primero tiene que ver con un concepto del servicio público donde el cumplimiento de la norma es estricto y no adminite resalvas y lo eficiente, es que rinda beneficios altos para todos.

En este país que hizo de esos conceptos su bandera de soberanía no debe extrañarnos que el dominio de las tierras sean del Estado y que se vendan por 99 años a una persona que puede llegar a pagar enormes sumas de dinero para hacerse con un departamento de 100 metros cuadrados construido por el Estado. Mas del 90% de las propiedades operan bajo este modelo. Me encuentro con el Ing. Dante Recalde, un paraguayo con titulo de Phd en ingeniería por la universidad local y quien es de los pocos nacionales que decidieron vivir en este país al terminar sus estudios iniciados en Taiwan y concluidos en Singapur. “Lo mas soprendente es la ética del trabajo, la constancia en la prosecución de sus objetivos y el deseo de innovar de manera permanente” me dice al tiempo de contarme aspectos de la vida cotidiana que son sorprendentes para nosotros, como por ejemplo que aquí se subasta la licencia para adquirir un auto y que puede llegar a costar el derecho de tener una chapa aproximadamente unos 30 mil dólares, si se le suma el costo del vehículo serian otros 80 mil y con el seguro y demás tributos puede terminar cerrando el negocio en algo superior a los 120 mil dólares. Y ojo, se subasta la chapa cuando uno de los vehiculos tras 10 años ha dejado de tener derecho a circulación y está camino al desguazadero o a la venta vía Iquique. El espacio es pequeño en este país y no quieren mas autos circulando. El servicio publico es impecable. El metro de una limpieza que imita al del mejor hospital conocido en Europa o EEUU. Ni un solo papel ni basura en sus refrigerados senderos por donde circula este medio masivo de transporte. Autobuses de dos pisos serpentean por sus avenidas perfectamente mantenidas. Cuando veo que no somos capaces de construir un tramo de 8 kilómetros de metrobus en tiempo y modo, me entran sobradas razones para recordar aquel artículo escrito en Corea de “inútiles”. Por favor, si creen que exageré ni por asomo vengan ni comparen con Singapur.

Hay problemas de integración social, con las libertades de expresión y de prensa, con las duras restricciones a los homosexuales, con los azotes con bambú.. pero comparados con la nula existencia de corrupción, nada de criminalidad, altos niveles de educación, eficacia y eficiencia de gestión lo hacen un extraordinario ejemplo de éxito a nivel mundial. El francés del puerto de Singapur hace mención a la flota de barcazas de Paraguay. Siento una notable nostalgia de nuestro país tan lejos de cualquier estándar de éxito de este paìs. Si por lo menos quisiéramos ser una cosa distinta evidentemente las cosas empezarían a cambiar o no?

DestacadoSingapur